Efe

Los hoteleros avisan que las cancelaciones rozan el 20% por las malas expectativas

El verano será muy positivo para el turismo pese al alza de los precios, pero el contexto económico «lastrará» las reservas a partir de otoño

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

La inflación está tirando al alza de los precios de los hoteles, pero eso no echará para atrás la ocupación este verano, que en zonas como Baleares ya tiene el 70% de sus alojamientos reservados desde junio. Aunque el precio medio de la habitación se haya encarecido un 25% respecto al año pasado -según datos del INE del mes de mayo-, las «inmensas ganas de viajar» harán que la temporada veraniega alcance las cotas récord del verano de 2019, antes de la pandemia.

La llegada de turistas internacionales al mismo ritmo que entonces y la recuperación total del turismo nacional hará del verano un momento excepcional para los hoteles, confirmaron este jueves desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). Es más, aseguran que el incremento de los precios ha hecho acelerar las reservas. «Comprar a última hora va a salir más caro y los españoles se han dado cuenta y están anticipando sus compras», reveló el presidente de la organización, Jorge Marichal, durante la presentación del informe.

Pero esas reservas aún presentan altos niveles de cancelaciones respecto a las que había en 2019. Si bien han caído a la mitad frente a la cifra de cancelaciones que había a 1 de julio de 2021 (43%), siguen siendo un 19% más altas que las de antes de la pandemia. «La inestabilidad económica y la subida de precios están causando reorganizaciones en los viajes, el contexto está lastrando algunas reservas», explicaron desde Cehat.

Hay que tener en cuenta además que la pandemia ha cambiado los hábitos de los consumidores, que reservan sus vacaciones pero esperan al último momento para decidir si finalmente irán a ese destino. Los hoteles tienen desde el covid una política de cancelaciones más flexible que también impulsa este cambio en la forma de reservar. «Nunca se sabe qué hubiera sido mejor, quizá sin esta flexibilidad para cancelar las reservas hoy no tendríamos el nivel de intención de viajar que hay por la falta de confianza en el sector», explicó Marichal. A todo ello se unen las huelgas de los trabajadores de algunas aerolíneas para este verano y las cancelaciones de miles de vuelos en Europa por la falta de personal, lo que produce cancelaciones por el miedo a quedarse sin vuelo.

Costes más altos que los precios

Los hoteleros advierten, además, de que el episodio inflacionista «no va a ser coyuntural, sino estructural», al menos hasta 2024, y que aunque los precios se moderen un poco en los próximos meses, estarán en un nivel que no habíamos visto en los últimos 15 años. «Veremos cómo afecta eso a la capacidad adquisitiva de las familias españolas», señalaron.

Eso sí, opinan que «los precios están yendo por un lado, y los costes por otro», es decir, la subida de los costes que están asumiendo los empresarios «no se están trasladando en su totalidad» a los precios del consumidor final, sino que están subiendo en función de la oferta y la demanda.

Marichal explicó que el sector alojativo es muy dependiente de la energía, ahora por las nubes, por lo que los costes solo en este ámbito han subido alrededor de un 34% para los empresarios. En general, apunta a un incremento de costes del 30% para el sector, sumando también los alimentos y los laborales.