Surtidores en una estación de servicio. / R. C.

La guerra acelera nuevos récord en los precios de los combustibles

El petróleo roza los 120 dólares por barril y el Gobierno admite que la factura eléctrica seguirá alta prácticamente todo el año

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El conflicto bélico derivado de la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha dejado este jueves un nuevo reguero de datos energéticos que cualquier presupuesto familiar o empresarial. El precio de los combustibles ha marcado su quinto récord semanal consecutivo. En esta ocasión el alza de los surtidores se está viendo aún más impulsada por la guerra después de que los combustibles no hayan parado de subir prácticamente desde el inicio del año.

Tanto la gasolina como el diésel han encadenado esta semana su novena subida consecutiva. En el caso del gasóleo, acumula ya un encarecimiento del 11% en lo que va año, mientras que la gasolina ha repuntado un 8,7%.

Lo peor sigue estando en los precios que se ven en los surtidores. El precio medio del litro de gasolina se ha situado esta semana en los 1,608 euros, su quinto récord consecutivo, tras encarecerse un 1% con respecto a la pasada semana, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. Por su parte, el precio medio del litro de gasóleo ha escalado hasta los 1,496 euros, remontando un 1,15% frente a hace siete días y estableciendo así su tercer máximo histórico consecutivo.

En esta primera semana de marzo, llenar un depósito medio de gasolina ya supone abonar más de 88 euros, unos 17 euros más que hace un año. Y en el caso del diésel, hay que pagar 82 euros, unos 18 euros más que 12 meses antes.

De esta manera, el precio de los carburantes, tras la tregua dada en el final de 2021, cuando encadenó hasta cinco semanas de caídas, prosigue con la escalada que empezó con en el arranque de 2022 y que se ha visto acelerada en las últimas fechas.

Este nuevo encarecimiento en el precio de los combustibles se produce a raíz de la escalada en el precio del crudo tras el inicio la pasada semana de los ataques de Rusia a Ucrania, a lo que se suma el bajo nivel de oferta global, que ha llevado al petróleo a rondar los 120 dólares el barril este mismo jueves, unos niveles que no se veían desde hace casi una década. Se trata de la primera vez que el Brent supera el umbral de los 119 dólares por barril desde febrero de 2013 y del mayor coste del crudo de referencia para Europa desde el 26 de abril de 2012.

La tensión sigue en vigor en todos los mercados energéticos. En el caso del gas, cotiza a estas horas en el entorno de los 170 euros/MWh, un 2% más que ayer. Pero durante buena parte de la mañana ha llegado a coquetear con el máximo intradiario de los 200 euros/MWh. Cuando estalló el conflicto bélico, el pasado 24 de febrero, el gas cotizaba en los 70 euros/MWh.

Este repunte tiene su efecto inmediato en el precio de la luz. Para este jueves, el coste de generación se sitúa en los 341 euros/MWh. Para mañana, se encuentra en los 340 euros/Mwh.

Recorte a las renovables

Ante esta sitaución, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha advertido de que las instituciones europeas señalan que el alza de precios no va a ser tan transitorio como se pensaba y se va a mantener, en principio, todo el año 2022. «Ya llevamos bastante tiempo con un alza de precios de la energía», ha admitido.

Por su parte, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha asegurado que se está trabajando en «ajustar» el cobro por adelantado que reciben algunas renovables, garantizando en todo caso su rentabilidad, con el objetivo de seguir abaratando el recibo de la luz. El sector de la producción de energías renovables cuenta con un sistema de garantía de rentabilidad diseñado de tal modo que cobran por adelantado «mucho más de lo que es su rentabilidad asegurada».