El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, en el Congreso en diciembre. / EFE

El Gobierno plantea nuevas cuotas para autónomos de 183 a 1.266 euros

Seguridad Social propone 13 tramos, según los ingresos del trabajador por cuenta propia, lo que bajaría el importe mensual a dos tercios del colectivo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El Ministerio de Seguridad Social ha puesto sobre la mesa su nueva propuesta para cambiar el sistema de cotización de los autónomos, para que las cuotas mensuales que abonen vayan en función de los ingresos de cada uno de ellos. Se trata de un cálculo diferente al actual, por el que cada trabajador por cuenta propia elije su cotización entre un mínimo y un máximo. La idea planteada por el departamento dirigido por José Luis Escrivá establece un pago mensual mínimo que partiría de los 183 euros al mes, a uno máximo que alcanzaría los 1.266 euros.

Este es el esquema presentado este lunes por el Gobierno a los agentes sociales en la primera reunión mantenida en el seno del diálogo social para abordar el cambio en las cotizaciones de un colectivo que abarca a más de tres millones de profesionales. En concreto, el texto plantea 13 tramos de cotización mensual que van desde algo menos de 600 euros al mes hasta más de 4.050 euros. De esas bases de cotización resultan las cuotas finales de los autónomos entre los 183 y los 1.266 euros, aproximadamente, en ambos extremos. Además, Seguridad Social abre la puerta a que cada cotizante pueda cambiar hasta seis veces al año su cuota, para adaptarse a las circunstancias de su negocio y los ingresos que genere en función de los cuales puede cotizar.

Se trata por ahora de una primera propuesta que el Gobierno ha comunicado a los agentes sociales en la primera de las reuniones mantenidas para modificar el sistema. Está previsto que la negociación continúe el próximo lunes. Aunque el Ejecutivo se ha comprometido ante la Comisión Europea a modificar este sistema a lo largo del primer semestre de este año, cuando debería estar lista esta nueva reforma.

Si se aprobase tal y como la ha planteado el Gobierno, sus cálculos estiman que dos de cada tres autónomos verían reducidas sus cotizaciones respecto al sistema actual. De hecho, según esas previsiones, los trabajadores por cuenta propia con ingresos más bajos pagarían hasta 1.300 euros menos al año; y los que tienen beneficios de entre 600 y 900 euros al mes, un colectivo muy numeroso, casi 600 euros al año.

En cualquier caso, su puesta en marcha no sería inmediata. El texto planteado por Seguridad Social propone un periodo de nueve años de transición para que los autónomos se adaptasen al nuevo esquema. Cada tres años se evaluaría la situación para comprobar los efectos y, en su caso, considerar algún tipo de modificación en su implantación.

Por otra parte, las nuevas cotizaciones de los autónomos mantendrían la actual tarifa plana «y se focaliza en las personas con rendimientos inferiores al SMI para apoyarlas en el inicio de su actividad», apuntan fuentes del diálogo social. Esa tarifa plana supone un pago de 60 euros al mes para quienes inicien su actividad empresarial bajo determinados requisitos. En condiciones normales, la cuota mínima actual sería de casi 300 euros.

El ministro Escrivá ha insistido en los últimos meses en la injusticia del actual sistema de cotizaciones de autónomos, donde cada uno elige su tramo, independientemente de sus ingresos reales. Abona, por ejemplo, lo mismo un autónomo con rendimientos de 400 euros al mes que el que tiene 6.000 euros de ingresos.

Para Seguridad Social, su sistema de hasta 13 tramos proporcionales sería más justo. Además, proporcionaría un nivel de protección mayor cuando sea necesario acogerse a alguna contingencia inesperada para el autónomo, como ocurre en los periodos de crisis. Porque, además, la reforma que se aborda no sólo incide en la cotización, sino también en circunstancias como el cese de actividad, la incapacidad temporal o el nacimiento de un hijo.

El cambio en el sistema de cotización de los trabajadores por cuenta propia se encuentra recogido en la recomendación número 5 del Pacto de Toledo, aprobado en el Congreso. En ese texto, la Comisión considera «indispensable que, con carácter general, las bases de cotización se adecúen a los rendimientos efectivamente obtenidos por la persona trabajadora, ya sea por cuenta ajena o propia». Además, indica que «cabe valorar positivamente los avances realizados en los últimos años al incluir en la base de cotización del Régimen General conceptos anteriormente exentos; en coherencia con ello, se insta a los poderes públicos a adecuar, en el marco del diálogo social, la cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, vinculando la cuantía de las cuotas a los ingresos reales».

La propuesta llega apenas dos semanas después de que las cuotas que pagan los autónomos a la Seguridad Social se hayan elevado aproximadamente entre 5 y 21 euros al mes desde el 1 de enero, dependiendo de la base por la que coticen, tras la subida de las bases máximas y mínimas contemplada en la Ley de Presupuestos del Estado para 2022, así como de los mayores tipos de cotización que deberá asumir el colectivo.

En concreto, la base mínima de cotización de los autónomos ha pasado a ser este año de 960,60 euros mensuales, frente a los 944,40 euros anteriores, en tanto que la base máxima se incrementa desde los 4.070,10 euros a 4.139,4 euros.