Borrar
Nadia Calviño, durante su participación en el Foro.
El Foro Ecomov refleja la distancia entre el Gobierno y los fabricantes en cuanto a eco-movilidad

El Foro Ecomov refleja la distancia entre el Gobierno y los fabricantes en cuanto a eco-movilidad

La vicepresidenta Nadia Calviño participa, junto a 15 ejecutivos del mundo del automóvil, en el encuentro digital

A. Adalid

Viernes, 2 de octubre 2020, 17:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La enorme distancia existente entre la administración y el sector del automoción fue la principal conclusión de la quinta edición del Foro Ecomov, organizado en Valencia por el diario 'Las Provincias'. El evento, que contó con la participación de la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calvino, puso de manifiesto la gran cantidad de peticiones que no siempre son atendidas por el Gobierno, no sólo el nacional, sino también los autonómicos, locales y europeo. Junto a Calviño, estuvieron en el Foro el conseller de Movilidad de la Generalitat Valenciana, Arcadi España, y quince presidentes, directores generales y altos ejecutivos de las principales marcas de la industria del automóvil.

España es el segundo productor de automóviles en Europa, con 2,8 millones de unidades, emplea de forma directa a 66.000 trabajadores en 17 fábricas y alcanza los 200.000 empleos si se suman, tal y como hace la patronal ANFAC, a las empresas auxiliares y de componentes. Junto a talleres y concesionarios, el sector suma el 9% de la población activa, produce el 11% del PIB y genera el 18% de las exportaciones. Es por tanto un sector clave de la economía, y así lo valoró Calviño, aportando estrategias clave: «La automoción ha sido una de las palancas para salir de la crisis económica y queremos que lo sea también para salir de la crisis que supone esta pandemia. Por eso dedicamos 3.700 millones en ayudas a la compra y renovación del parque de automóviles, planes Renove y Moves 2, así como el apoyo a las empresas a través de los ERTE, ahora ampliados, e inversiones en tecnología».

Aun con estos esfuerzos, los fabricantes mostraron su inquietud, especialmente en lo que se refiere a movilidad ecológica, parcela donde todos compiten obligados por las leyes europeas de reducción de emisiones, que conllevan importantes multas a las marcas que no las rebajen de forma significativa, y un sector en el que España es el último país de Europa en venta de coches eléctricos o en puntos de recarga en carretera. La dureza de esta normativa y las dificultades para cumplirla han provocado que marcas como Infiniti y Mitsubishi anunciaran su marcha del mercado europeo.

El sector pide actuaciones concretas y, aunque el plan Moves 2 para coches ecológicos está dotado con cien millones de euros, su aplicación ha sido caótica, ya que hay comunidades autónomas donde aún no se ha puesto en marcha y otras en las que ya se ha agotado, con multitud de usuarios que no pueden acogerse a las ayudas de hasta 5.500 euros. El sector reclama una aportación económica fija o la eliminación del IVA para los coches eléctricos e híbridos enchufables -los de etiqueta cero-, medida aplicada en Portugal que ha llevado sus ventas hasta el 25% del total del mercado.

El Gobierno también ha aprobado el plan Renove, con 200 millones de dotación y ayudas a particulares, pymes y empresas de entre 300 y 4.000 euros, pero aunque el plan se anunció el pasado 16 de junio, los compradores no han podido solicitar ni cobrar ningún tipo de ayuda.

Otra inquietud expresada en el Foro es el cambio en la medición de las emisiones por parte de la Unión Europea, lo que hará que a partir del 1 de enero el mismo modelo de coche tenga que pagar impuesto de matriculación. La subida generalizada para casi el 80% de turismos vendidos en España será del 4,75% o del 5%, lo que hará que los coches sean más caros, se vendan menos y se reduzca la producción y el empleo, aumentando las emisiones al quedar más coches antiguos en las calles. Países con una situación similar, como Francia, ya han anunciado que aplicarán un nuevo baremo para rebajar la presión impositiva sobre la industria.

La incertidumbre continúa con los cambios en el etiquetado ecológico que la DGT presentó hace apenas dos años y que, según su director general, próximamente será revisado, lo que podría perjudicar las ventas de los modelos con etiquetas cero y eco.

Los fabricantes también piden al Gobierno celeridad en los permisos para instalar puntos de recarga en las carreteras y que los ayuntamientos tengan políticas conjuntas que favorezcan el uso de coches ecológicos, ya que ahora cada consistorio aplica una normativa particular. El conseller Arcadi España apostó por una gestión conjunta de los ejecutivos nacional y autonómico para acortar estos plazos, mientras el Gobierno cuenta con subvenciones y dotaciones para estaciones de recarga que se enfrentan a una gran burocracia.

El sector también pidió una clara apuesta por la electrificación y el hidrógeno para que en el futuro la industria española siga siendo competitiva y se le adjudiquen nuevos modelos que garanticen la carga de trabajo en los próximos años, sin olvidar que un mercado interior fuerte y unos costes generales, laborales, energéticos y de transporte, contenidos son clave para lograr estas inversiones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios