La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / efe

El déficit público baja un 23% hasta abril por la reactivación económica

La cifra se reduce a 21.910 millones de euros, hasta el 1,81% del PIB

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Las cuentas públicas empiezan a notar los efectos de la reactivación económica impulsada por el proceso de vacunación. El aumento de la recaudación ha permitido que el déficit público, excluida la ayuda financiera, se situase en 21.910 millones de euros hasta abril. Es decir, 6.676 millones menos que hace un año (-23,4%) hasta el 1,81% del PIB.

Bajando al detalle, el déficit de la Administración Central asciende a 16.690 millones a finales de abril de 2021, el 1,38% del PIB. Por su parte, la Administración regional registra un déficit hasta abril de 3.161 millones, lo que equivale al 0,26% del PIB. Este resultado obedece a un incremento de los gastos del 4,2%, frente a los ingresos, que prácticamente se mantienen estables.

De acuerdo con la información transmitida por las Comunidades Autónomas, 2.509 millones corresponden hasta abril a gasto socio-sanitario derivado de la COVID-19.

En cuanto a los fondos de la Seguridad Social hasta marzo, registraron un déficit de 2.059 millones, lo que supone un 0,17% en términos de PIB, y una caída del 73,9% respecto al mismo periodo de 2020. Este mejor comportamiento, explica Hacienda, es consecuencia de un incremento de los ingresos del 7,7% (destacando el buen comportamiento de las cotizaciones) frente al descenso de los gastos del 2,1%.

Aumenta la recaudación

Los datos hechos públicos este miércoles por el Ministerio de Hacienda reflejan también cómo el déficit del Estado se redujo un 6,3% en los cinco primeros meses del año, y ya acumula dos seguidos de caídas. En concreto, el déficit del Estado despidió mayo en 30.628 millones de euros, un 2,53% del PIB, frente al 2,91% que suponía hace un año.

Este resultado se debe a un robusto incremento de los ingresos no financieros del 11,1%, frente al menor incremento de los gastos, que crecen un 5,1%. Los recursos no financieros, que ascienden a 69.464 millones, crecen un 11,1% respecto al mismo periodo de 2020. Los impuestos, por importe de 58.442 millones, crecen un 16,8% (8.400 millones) respecto a mayo de 2020.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 10,5%, de los cuales los ingresos por IVA crecen un 13,5%. Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 31,8% debido al IRPF, que crece un 28% y al aumento del Impuesto sobre Sociedades, que crece un 43,4%. Por su parte, los impuestos sobre el capital se incrementan un 144,4%, respecto al mismo periodo del año anterior.

Los ingresos de las cotizaciones sociales descienden ligeramente, en un 0,4%, manteniendo prácticamente los niveles del año anterior.

De su lado, hasta mayo, los gastos no financieros del Estado se situaron en 100.092 millones, cifra superior en un 5,1% a la registrada en 2020. Este aumento se debe fundamentalmente a las transferencias corrientes entre administraciones públicas, que ascendieron a finales de mayo a 62.002 millones, un 10,5% más que en 2020 y, principalmente, a las destinadas a los Fondos de la Seguridad Social, que han pasado a 11.677 millones hasta mayo de 2021, 3.736 millones más.

El importe de los gastos del Estado relacionados con la pandemia ha sido de 5.074 millones, de los que 4.765 millones fueron transferencias a las comunidades autónomas y 308 millones es el gasto en los consumos intermedios, parte del cual corresponde a las vacunas.