La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / Fernando alvarado / EFE

Las comunidades tendrán que devolver 3.000 millones al Estado en 2022

La cifra correspondería a la liquidación correspondiente a 2020, según cálculos de Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea)

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Sorpresa, y de las malas, para las comunidades autónomas (CC AA). La reducción del déficit fiscal hasta el 0,2% del PIB el pasado año, el mejor dato en 15 años, ha resultado ser solo un espejismo que esconde una doble cara por la que las regiones tendrán que devolver 3.000 millones de euros al Estado, por lo percibido 'de más' para hacer frente a la pandemia.

Así lo calcula la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) en un estudio en el que deja claro que el incremento de las entregas a cuenta del Estado y el denominado Fondo Covid, dotado con más de 15.900 millones de euros, han sido los que permitieron a las CC AA hacer frente a un gasto histórico sin que las cifras de déficit se hayan disparado. Pero a partir de 2022 habrá que empezar a pagar la factura, cuando se aplique la liquidación correspondiente a 2020.

Ángel de la Fuente, autor del estudio y director ejecutivo de la Fundación, explica que la financiación total por caja del pasado año superó la financiación devengada en 12.400 millones de euros, «un desfase que se notará en la caja de 2022 en forma de una fortísima reducción de la liquidación del sistema de financiación autonómica que se practique ese año, que pasará a tener un saldo negativo de unos 3.000 millones de euros, frente al saldo positivo de 10.700 millones de euros de la liquidación practicada en 2020».

Por otro lado, y con un tono más positivo, los expertos evidencian que aunque la crisis ha tenido efectos económicos «muy desiguales» sobre las distintas comunidades, «el sistema ha absorbido buena parte de los shocks asimétricos, mitigando muy significativamente sus efectos adversos sobre las comunidades más afectadas».

Ángel de la Fuente cierra su trabajo con una propuesta para repartir con un criterio explícito de nivelación una parte de las transferencias extraordinarias a las CCAA que el Gobierno ha establecido para ayudarlas a hacer frente a la crisis.

Según las estimaciones del autor para 2020, distribuir con este criterio el último tramo del Fondo Covid-19 habría permitido reducir en torno a un tercio la desigualdad entre comunidades en términos de financiación por habitante ajustado. Lo mismo podría conseguirse en 2021 utilizando una parte de los fondos ya previstos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para complementar la financiación autonómica, cuyos criterios de reparto están todavía pendientes de fijar.