Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza, durante la videoconferencia con otros treinta alcaldes / EFE

Alcaldes de trece partidos piden que el fondo de 5.000 millones llegue a todos los municipios

Demandan que el fondo no se reparta a cambio de remanentes y que se incluya a todos los ayuntamientos al margen de que tengan o no ahorros con el único criterio de la población para distribuirlo

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha ejercido de portavoz de los 30 alcaldes de trece formaciones políticas que se han reunido esta mañana por videoconferencia para diseñar una alternativa a la que Hacienda ha pactado con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con el objetivo de que las entidades locales puedan utilizar sus remanentes.

Lo que estos alcaldes, entre los que se encuentran los de Madrid, Barcelona, Valencia o Murcia, demandan es que se firme un «real decreto express» que refleje, en palabras de Azcon, aquello «en lo que la inmensa mayoría estamos de acuerdo» y que, en términos parlamentarios, se traduce en «más de 200 diputados nacionales» que podrían convalidarlo en el Congreso de los Diputados.

En ese real decreto que demandan los ediles se incluye que el fondo de 5.000 millones que acordó Hacienda de la FEMP para repartir a cambio de la transferencia de los remanentes que acumulen, se distribuya «al margen de los ahorros o no ahorros» con que cuenten las entidades locales, es decir, «que sea para todos» los ayuntamientos y que su reparto tenga como único criterio el poblacional.

El Ejecutivo había acordado con la FEMP que los 5.000 millones de euros se repartirían entre los ayuntamientos que voluntariamente decidieran transferir al Estado sus remanentes, cifra que se calcula en alrededor de 14.000 millones de euros (aunque sus ahorros alcanzan los 26.000 millones de euros, no todos son de libre disposición). La Administración central retornaría esos recursos en un plazo de entre diez y quince años.

Ese real decreto, además, enumeró Azcón, ha de contar con otras medidas ya contenidas en el texto propuesto por el Gobierno, como el fondo extra para compensar las pérdidas de ingresos del transporte público por la pandemia, dotado con hasta 400 millones de euros, la posibilidad de prolongar el periodo de tiempo disponible para realizar inversiones financieramente sostenibles, así como la suspensión de la regla de gasto en 2020 y 2021.

Azcón ha calificado de «histórico» el encuentro de los 31 alcaldes celebrado en la mañana de este martes. «No hay precedentes de alcaldes de tantas formaciones políticas de tantos lugares de España que hayan firmado una declaración con un objetivo esencial: defender a sus ciudades», ha valorado Azcón, quien también ha resaltado el buen tono de la conversación, en la que han participado todos los principales partidos políticos «menos el PSOE». «Les hemos invitado, pero los alcaldes socialistas han preferido defender la posición de su partido», ha lanzado el alcalde de Zaragoza. Por ello, ha emplazado al Gobierno de Pedro Sánchez a «abrir una profunda reflexión sobre las soluciones que se ofrecen», dado que los alcaldes se han puesto de acuerdo en que no son buenas.

Otro acuerdo al que han llegado los alcaldes es que acudirán al Congreso de los Diputados el día en que se vote el real decreto propuesto, que tendrá lugar entre el día 10 y el 14 de septiembre. «Hemos pedido diálogo por activa y por pasiva», pero «sin respuesta» ni por parte de la FEMP ni por parte de Hacienda, se ha quejado Azcón. De ahí su iniciativa de ir al Congreso «a que se nos escuche».