El responsable de Odiel Towage, la filial española de la empresa alemana de remolque Fairplay. / COBER

Fairplay pierde la licencia del remolque en La Luz tras no poder cumplir el plazo de los pliegos

La empresa asegura que seguirá intentando entrar en el puerto y pedirá una nueva licencia. Boluda queda como única concesionaria del servicio

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.

A las oo.oo horas de esta noche concluye el plazo dado por la Autoridad Portuaria de Las Palmas a las dos empresas concesionarias del remolque -Boluda y Fairplay- para cumplir las exigencias de los nuevos pliegos. Entre otras cosas, cada una de ellas debe tener listos a partir de mañana y con bandera española nueve remolcadores.

La empresa Odiel Towage, filial de la alemana Fairplay, y que consiguió la licencia del remolque a principios de marzo tras dos años de batalla, no ha podido llegar a tiempo y desde mañana dejará de operar. No cumple lo exigido y pierde la licencia. Tal y como había advertido desde un principio la empresa, el plazo dado «ha sido insuficiente para abanderar los nuevos remolcadores en España y dotarlos de tripulaciones». Boluda, por su lado, sí ha logrado hacerlo y tiene preparados en puerto los nueve remolcadores solicitados, incluidos uno en Lanzarote y otro en Fuerteventura. Tiene además seis más listos por si hicieran falta. En total, 15, con lo que, desde mañana será el único concesionario del remolque.

Pese al golpe, Fairplay no renuncia a los puertos canarios y sigue en su lucha por seguir operando en La Luz, Lanzarote y Fuerteventura, según indica el responsable d Odiel Towage, Patric Rusechnpoler. La empresa alemana intentó hasta el último minuto mantener la licencia y así, hace unos días remitió a la Autoridad Portuaria de Las Palmas un escrito solicitando un mes de ampliación del plazo para cumplir con el pliego pero la petición fue denegada. Lo mismo le sucedió con las medidas cautelares solicitadas en el Contencioso antes del verano y dirigidas a suspender los pliegos. El juez no las aceptó en una resolución del pasado 15 de octubre.

Rusechnpoler lamenta que el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas «no haya atendido al interés general» de los puertos y haya denegado la prórroga, encaminada a favorecer la libre competencia «y acabar con el monopolio de Boluda».

Pese a la situación, Fairplay no se rinde. Su objetivo es volver a presentar una nueva solicitud para otra licencia. Mientras, advierte, los cuatro remolcadores que están en La Luz serán llevados al Mar del Norte y en el aire quedan sus tripulaciones, españolas y contratadas para el servicio de La Luz. «Si conseguir una nueva licencia lleva el mismo tiempo que la primera y que han sido dos años, algo que no tiene parangón en otros puertos, no podemos dejar inoperativos ni remolcadores ni personal», dice.

El responsable de Odiel Towage denuncia que los pliegos se concibieron desde el principio para favorecer a Boluda, que era la única empresa que hasta su llegada daba el servicio en La Luz. «En el puerto de La Luz había una situación de monopolio en el remolque que la Autoridad Portuaria parece que no quiere solucionar. Dicen que están a favor de la libre competencia pero los hechos demuestran lo contrario. El nuevo pliego parece estar hecho a medida. Está concebido para que solo sea viable con un solo operador», denuncia Rusechnpoler, que destaca que su empresa trabaja en libre competencia y sin problema en toda Europa. «Los grandes puertos españoles también quieren ir por ese camino que es vital en la Unión Europea», afirma el responsable de Odiel Towage, que destaca la «buena acogida» de la empresa en La Luz, donde en seis meses han alcanzado una cuota de mercado del 40% .

Es por ello que la empresa tiene claro que no va marcharse de Canarias. Según afirma, tras dos años «luchando» la empresa «no se replantea» irse. «Queremos continuar y vamos a seguir luchando hasta el final. El esfuerzo enorme que estamos haciendo tiene un alto coste pero además es que no queremos defraudar a nuestros clientes», manifiesta.

Rusechnpoler destaca que Odiel Towage quiere trabajar en las tres islas de la provincia y no solo en La Luz. De hecho explica que durante meses tuvieron en La Luz un remolcador parado y a la espera de que se activara para esos puertos pero no se hizo. «No hubo voluntad por parte de la Autoridad Portuaria», se queja.

remolcadores deben tener en puerto los concesionarios del servicio con los nuevos pliegos. Siete de ellos en el puerto de Las Palmas, uno en Lanzarote y otro en Fuerteventura. Desde Fairplay se asegura que no hay mercado para los 18 que suman ellos y Boluda.