Terraza en un bar en el centro de Madrid durante la pandemia. / R. C.

España no recuperó en 2021 ni la mitad del PIB perdido en pandemia

El INE revisa al alza el crecimiento de la economía en 2021, hasta el 5,5%, pero constata una caída de hasta el 11,3% el primer año del coronavirus

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La revisión definitiva de los datos de la economía española ha arrojado una de cal y una de arena al PIB (Producto Interior Bruto) de los dos años de la pandemia. En 2021, el crecimiento fue finalmente superior al estimado al aumentar un 5,5% frente al 5% calculado en un principio. Sin embargo, en 2020, el PIB se desplomó un 11,3%, y no un 10,8% como se creía. De esta forma, España no consiguió el año pasado ni siquiera recuperar la mitad del terreno perdido el primer año del coronavirus, lastrado por las restricciones que afectaron de forma determinante a la economía.

El Avance de la contabilidad Nacional Anual elaborada por el INE (Instituto Nacional de Estadística) ha arrojado estas cifras en las que admite importantes variaciones con respecto a los datos publicados inicialmente. El organismo aclara que la revisión al alza de los datos de 2021 se explica por «la incorporación de los resultados de la Encuesta de Presupuestos Familiares de 2021», publicada en junio de este año. En cuanto a los de 2020, se explica por contar por primera vez las encuestas económicas estructurales referidas a dicho año. Desde que comenzó la pandemia, el INE ha reconocido la complejidad de definir todos los datos que publica relativos al PIB (y a otros indicadores, como el IPC) a la primera por los problemas para captar todas esas estadísticas en un entorno tan variable.

Lo que el INE indica es que el mayor crecimiento de la economía el año pasado se debe a una mayor aportación de la demanda nacional (del 5,2% frente al 4,7% inicial), esto es, del consumo de los hogares; y a una menor contribución de la demanda externa (0,3%, frente a 0,5%). Por su parte, el crecimiento del gasto de las administraciones públicas fue de un 2,9%, dos décimas menos de lo calculado inicialmente.

En lo que respecta a la demanda externa, el incremento en volumen de las exportaciones se situó en el 14,4%, frente al 14,7% estimado en marzo, mientras que para las importaciones se cifró en un 13,9%, la misma cifra que en la estimación anterior.

Con estos datos definitivos sobre la mesa, la economía española posiblemente no recupere todo el terreno perdido el año del coronavirus hasta, al menos, 2024. Para este ejercicio, el Banco de España estima un crecimiento del 4,1%, más otro 2,8% en 2023 y un 2,6% en 2024. Sumadas todas esas referencias, sería dentro de dos años cuando el PIB español regrese al estado original que tenía a principios de 2020.

Temas

PIB