España pide a la UE que defina las normas de los viajes

Reyes Maroto insiste en aclarar los protocolos en la cuarentena actual al acabar con el confinamiento a principios de mayo mientras Francia dice ahora que «no hay razón» para no viajar a España.

JOSÉ MARÍA CAMARERO / MADRID

El Gobierno en su conjunto sigue lanzado a potenciar la llegada de turistas extranjeros a España a partir de julio. Tras el llamamiento del presidente, Pedro Sánchez, el pasado sábado instando a preparar las vacaciones, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha insistido hoy tras el Consejo de MInistros en la necesidad de que la Comisión Europea aclare cuanto antes los protocolos que regirán el tránsito y la entrada de turistas extranjeros a España desde el 1 de julio. Maroto ha indicado que Bruselas lo hagan parar «permitir que todos los países apliquemos esos protocolos para no confundir a los turistas».

Maroto, que ha convocado la conferencia sectorial del turismo con las comunidades autónomas, ha insistido en la necesidad de que se abran corredores sanitarios seguros no solo entre países, sino sobre todo entre «sonas en las que haya una evolución similar de la pandemia». Es decir, lo que ha denominado como «una apertura gradual coordinada con la misma situación epidemiológica».

En este sentido, la ministra de Turismo ha defendido la cuarentena puesta en marcha hace dos semanas a los turistas extranjeros que llegan a España, para que permanezcan recluidos dos semanas en sus alojamientos, para evitar contagios. Reyes Maroto ha recordado que en marzo y abril no era necesaria esa cuarentena porque entonces «toda la población tenía que confinarse en su casa», fueran nacionales o extranjeros. «Pero a principios de mayo se permitió ya más movilidad y era necesario asegurarnos que esta estrategia no se desbarataba» con la llegada de extranjeros.

La cuestión turística es clave para poder recuperar una parte de la actividad perdida para todo el año. De ahí el anuncio de que la temporada será hábil desde el 1 de julio después de que Gobiernos como el francés tacharan de «incomprensible» la cuarentena. Hoy mismo, el ministro de Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian, ha realizado en la emisora France Inter al ser preguntado por la postura de la ministra de Transición Ecológica, Elisabeth Borne, que el domingo desaconsejó a sus conciudadanos viajar a España .

Le Drian ha comentado que «si las informaciones de la pandemia siguen siendo positivas» y los otros países abren sus fronteras y levantan sus controles, «no hay razón» para no ir. Al tiempo, el ministro ha justificado las declaraciones de Borne por el hecho de que España decidiera, a su parecer «de forma un poco inesperada», cerrar sus fronteras totalmente y anunciar que las abriría en julio. «Era una lectura un poco complicada que nos daban las autoridades españolas», ha añadido el ministro.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha asegurado este martes que España y la UE estudian medidas para que regrese el turismo a Europa con actuaciones coordinadas que garanticen la «salud, seguridad y sostenibilidad» y asegurándose que solo se permite la entrada «desde países seguros».

Para ello, los ministros de Exteriores y Turismo de los países miembros están definiendo reglas comunes para retomar la libertad de movimientos y estableciendo parámetros sobre qué es un «país seguro», ha explicado la ministra en declaraciones a la Cadena Ser.

En la UE, ha asegurado, «cada uno tenemos fechas diferentes pero queremos tener todos el mismo enfoque».

González Laya ha subrayado la importancia de ser «muy escrupulosos» a la hora de determinar qué es un «país seguro» y ha recordado que «tendremos que ser muy cuidadosos en permitir la entrada de países donde la epidemia está en niveles muy elevados», un criterio que no se basa en ser más o menos «antipáticos» sino en las cifras de contagio.

La ministra ha negado cambios de criterio en cuanto a la necesidad de que los viajeros extranjeros cumplan una cuarentena a su llegada a España, una exigencia que este lunes anunció el Gobierno que será levantada a partir del próximo 1 de julio.

Según González Laya, «se trata de ser prudentes» y si toda España está confinada lo lógico es que también lo estén los extranjeros que llegan, hasta que se recupere la libre movilidad.

Se trata de «asegurarnos que la estrategia no se desbarata con la llegada de gente de fuera; es bastante lógico y coherente», ha apuntado la ministra, para quien en esta etapa de desescalada es necesario «ser extremadamente cautelosos para no importar casos».

Por otra parte, y preguntada por el hecho de que suena como una de las favoritas y principal candidata de Europa para la Dirección General de la Organización Mundial del Comercio (OMC), cargo que quedará vacante el próximo 31 de agosto, González Laya ha asegurado que se trata de una «especulación muy interesante», pero que ella está centrada en los grandes retos que debe afrontar desde el Ministerio de Asuntos Exteriores.