La industria láctea sigue sin abonar lo acordado por litro de leche a los ganaderos. La bajada de precio de las marcas blancas agrava el problema. / C7

La entrada en las islas de nuevas enseñas hunde los precios de la leche y desata una guerra comercial

Asaga denuncia que estas prácticas están agravando la situación de los ganaderos, que siguen produciendo por debajo de costes. Estas cadenas venden el litro por debajo del nivel de los 70 céntimos para ganar cuota de mercado

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

A perro flaco todo son pulgas. Eso es lo que le está ocurriendo al sector ganadero de las islas, al que se le cada día se le suman nuevos problemas que agravan su asfixia.

A los bajos precios que paga el sector industrial por la leche a los 2.000 ganaderos que operan en las islas -un problema que sigue sin resolverse- se une ahora la bajada de los precios que están aplicando varias cadenas de supermercados , «sobre todo las de reciente implantación».

UNA SUBIDA QUE NO LLEGA

  • Mayo El sector industrial se comprometió a subir a 0,60 euros lo que pagaba a los ganaderos por litro de leche al fin de cubrir al menos sus costes. Se pagaba a 0,48.

  • Agosto En los 3 meses que han transcurrido la industria láctea ha incumplido. Ha elevado cuatro céntimos lo que abonaba pero sigue sin cubrir costes. Ahora se abona a 0,52

  • Objetivo La cantidad de abono que se considera óptima es a 0,63 euros. La guerra de precios que hay ahora en Canarias con la leche perjudica la subida.

Según denuncia la presidenta de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga Canarias Asaja), Ángela Delgado, estas enseñas están rebajando los precios de la leche de las marcas blancas con las que han entrado al mercado local con el objetivo de ganar cuota de mercado.

Delgado indica que estas cadenas están vendiendo el litro de leche a 0,69 euros, un precio insostenible. «Han bajado de los 70 céntimos que era un límite no escrito pero que si se pasa supone no estar cumpliendo con la Ley de Cadena Alimentaria porque implica vender por debajo de costes», indica Delgado. La guerra de precios que han iniciado estas cadenas «está generando un efecto dominó en el resto de la distribución», advierte Delgado, ya que todos buscan bajar costes para no perder clientela. «Es una guerra contraproducente para el sector ganadero que se enfrenta a subida de todo», indica Delgado.

La industria láctea sigue sin cumplir y pagar más por la leche

Asaga Canarias Asaja aboga por que se « vigile» este tipo de prácticas que afectan negativamente a las negociaciones que se han llevado a cabo, tanto con la industria láctea como con los supermercados, para lograr un incremento en el precio de la leche a los ganaderos canarios.

En este sentido, desde la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga Canarias Asaja) se alerta de que no se está cumpliendo con la subida paulatina de los precios de la leche en origen pactada el pasado mes de mayo entre el sector ganadero, la industria láctea y la gran distribución, con el Gobierno de Canarias como intermediario, para poder soportar la imparable escalada de precios de los insumos, sobre todo de los cereales destinados a la alimentación animal cuyo coste está todavía lejos de la estabilización.

De mayo a agosto tan solo se le ha subido al productor (de vacuno lechero) cuatro céntimos por lo que ha pasado de percibir 0,48 a 0,52 euros por litro. La remuneración sigue siendo insuficiente y no cubren los costes de producción, que se sitúan actualmente en 0,63 euros por litro de leche producida, según informa Asaga/Asaja en nota de prensa.

Solo cuatro céntimos en tres meses frente a los 12 pactados

Este diferencial de casi diez céntimos tiene que asumirlo el ganadero lo que traducido en términos empresariales significa: nula rentabilidad.

Ni siquiera las ayudas que las administraciones insulares y regionales ha activado, aunque hayan sido bien recibidas, cubren los sobrecostes del sector. Cuando los productores las reciben, solo les permite saldar parte de las deudas, además de que muchos ya no pueden acceder a más cuantías porque sobrepasarían el límite establecido por ley.

Ante estas circunstancias, Asaga demanda a las administraciones públicas que activen medidas urgentes y eficientes de cara a los próximos meses para evitar la desaparición del sector.

Asimismo, pide a la industria láctea y la distribución « mayor sensibilidad con la ganadería local» y el cumplimiento con el alza de los precios acordado en mayo. «Este incumplimiento tiene y va a tener consecuencias nefastas para la ganadería porque, si no se toman medidas urgentes muchas explotaciones cerrarán», indica.