El consejero delegado de Endesa, José Bogas. / R. C.

Endesa eleva su plan de inversiones a 31.000 millones la próxima década

Supone un 22% más que lo anunciado hace un año, tras el propósito de su matriz Enel de dejar de producir gas en el horizonte de 2040

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Endesa ha anunciado que impulsará su plan de inversiones hasta 2030, en plena implantación de las energías renovables como prevé el Plan Nacional de Energía y Clima, con unas partidas previstas de 31.000 millones de euros, lo que supon un incremento del 22% con respecto a la cifra anunciada hace ahora un año. Las acciones de la compañía repuntan a estas horas casi un 3% en Bolsa tras avanzar otro 0,89% ayer.

Lo hace después de que ayer mismo Enel, su matriz, actualizara su plan estratégico. De todas las inversiones previstas por Endesa, un 40% irá a aumentar el parque generador renovable, hasta alcanzar 24.000 megavatios (MW), esto es, 16.000 MW adicionales a los operativos a cierre de 2020. Con ello, la producción con fuentes limpias se multiplicará por cuatro, hasta 48 teravatios/hora, y la proporción de generación peninsular libre de emisiones alcanzará el 95%.

Asimismo, Endesa ha apuntado que el crecimiento en renovables, junto a la salida total del negocio de carbón en 2027, se afrontan desde un punto de vista de economía circular. Otro 40% irá destinado a la red de distribución, con 12.000 millones de euros, lo que elevará la base de activos regulados desde los 11.700 millones a los 13.000 millones a final de 2030. El número de usuarios finales de la red de Endesa previsto se elevará así un 6%, hasta 13,1 millones, desde 11,7 millones a cierre de este año.

En lo que respecta al negocio de comercialización y Endesa X, absorberá 4.100 millones hasta final de la década. Con ello, el número de clientes en el segmento de mercado libre crecerá previsiblemente un 23%, situándose en el entorno de los 6.900 millones en 2030 -desde 5.600 millones previstos a final de este año 2021-.

Igualmente, en línea con el anuncio realizado ayer por su matriz Enel, la energética adelantará a 2040 el final de toda su producción eléctrica a partir de tecnologías emisoras, lo que la convertirá en una compañía con el 100% de su producción ligada a fuentes renovables, y abandonará la comercialización de gas a todo tipo de clientes. La salida del negocio del carbón, tal y como ya anunció el grupo hace un año, será en 2027.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, apunta que con esta actualización del plan estratégico, acompañado de una renovada visión a 2030 y un nuevo hito clave como es la completa descarbonización en 2040, el grupo «quiere mantener su liderazgo en el mercado ibérico sobre la base de unos activos de primer nivel y una exitosa gestión como empresa verticalmente integrada».

«El adelanto temporal de 2050 a 2040 para ser una empresa totalmente libre de emisiones se sustenta en una sólida cartera de proyectos renovables que alcanza los 80 gigavatios (GW). Acompañaremos la consecución de este hito clave con una apuesta decidida por la electrificación de los consumos, ganándonos la lealtad de nuestros clientes mediante la generación de valor tanto para ellos como para la compañía», añadió.

En lo que respecta al periodo 2022-2024, las inversiones previstas de Endesa ascenderán a 7.500 millones de euros para seguir impulsando su crecimiento en la Península Ibérica entre 2022 y 2024.

De ellos, un total de 3.100 millones de euros se destinarán al desarrollo de potencia renovable, que permitirá la puesta en operación de 4 GW de nueva potencia limpia, de los cuales el 90% corresponderá a plantas solares y el resto a parques eólicos.

Así, el grupo alcanzará los 12.300 MW solares, eólicos e hidráulicos a final del plan, creciendo un 48% respecto a los 8.300 MW con que concluirá previsiblemente 2021.

Este crecimiento en renovables permitirá que el 92% de la producción de energía en la Península Ibérica a cierre de 2024 esté libre de emisiones de CO2, seis puntos porcentuales más que a final de 2021.

Un claro ejemplo de esta apuesta del grupo por las energías verdes es que ha triplicado durante 2021 su cartera de proyectos renovables respecto al plan anterior, hasta los 80 gigavatios (GW).

De ese portfolio, el 63% corresponde a plantas solares, el 19% a proyectos de almacenamiento y otro 12% a parques eólicos. A día de hoy, Endesa tiene 2 GW en construcción y otros 9 GW en un alto estado de madurez.

Esta nueva potencia verde superará ampliamente la reducción de la de origen térmico por el cierre de centrales de carbón en la Península Ibérica, proceso en el que el grupo sigue avanzando tras lograr este año la autorización para la central de Litoral (Almería) así como el final programado de la producción en la central de carbón de Pego (Portugal), en la que Endesa es socio minoritario.

De esta manera, Quedaría así ya sólo pendiente el permiso para la de As Pontes (A Coruña). Con todo ello, el 63% del parque generador de la compañía en la Península Ibérica será de origen renovable a final de 2024, desde el 54% actual.

En lo que se refiere al negocio de red de distribución, eleva un 12% las inversiones previstas para el periodo 2022-2024, hasta los 2.900 millones de euros, con el objetivo de seguir impulsando la electrificación de la demanda que viene realizando desde hace años.

Mientras, la inversión prevista para el crecimiento del negocio de comercialización crece un 25%, hasta 500 millones de euros. Como fruto de ello, y de la recuperación de la demanda, la venta total de electricidad crecerá un 2% en 2024 respecto a 2021, hasta los 93 teravatios/hora. Esta alza se sustentará en la comercialización a clientes del mercado liberalizado.

Endesa estima que estos clientes del mercado libre se incrementarán en 200.000, hasta 5,8 millones, lo que representa un 4% más y supondría que el 58% de la cartera de clientes se encuadrará en el mercado libre a final de 2024, con el foco puesto en fidelizar a los clientes, sobre la base de ofrecer servicios personalizados y adaptados a sus necesidades.