Una de cada cinco inspecciones para evitar abusos de jornada acaba en sanción

13/11/2019

En Canarias aún no se han impuesto multas aunque desde los sindicatos aseguran que llegarán a final de año. A nivel nacional se han detectado 107 infracciones castigadas con 113.181 euros

Seis meses después de la entrada en vigor de la norma que obliga a las empresas a tener un registro de la hora de entrada y salida de sus trabajadores el balance de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social pone en evidencia que su aplicación no está siendo fácil ni correcta.

Los empresarios y autónomos ya advirtieron desde el principio que contabilizar las jornadas no iba a ser sencillo por las distintas casuísticas laborales que hay y así está siendo. En seis meses la Inspección de Trabajo ha realizado 2.010 visitas que dieron lugar a igual número de expedientes. De estos se han finalizado 505, con un resultado de 107 infracciones (el 21%). El ratio supone que una de cada cinco inspecciones acaba en sanción por incumplimiento de la norma.

Las multas ascendieron a 113.181 euros, según informó ayer la Inspección en nota de prensa. Además, se realizaron 189 requerimientos para subsanar los errores detectados.

Si sumamos las infracciones y los requerimientos de subsanación se desprende que la mitad de las empresas no está aplicando de forma correcta la norma.

En el caso de Canarias y según la información que manejan empresarios y sindicatos -la Inspección no facilitó ayer los datos-, no se han impuesto aún multas debido al retraso en la tramitación. «La Inspección tiene 180 días para responder pero a final de año llegarán las infracciones», aseguró la responsable de Acción Sindical de CC OO, Esther Martín, quien recuerda que su organización ha presentado en torno a 50 denuncias contra «abusos» de los empresarios, que obligan a hacer más horas de las que se computan en el registro. «Las primeras fueron por incumplimientos de la jornada y las últimas que hemos presentado por la negativa de algunos empresarios a negociar», dice.

El secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, asegura que los empresarios están cumpliendo con la norma aunque persiste el problema que se detectó antes de la aplicación de la norma: la dificultad para contar el tiempo efectivo de trabajo.

El experto en Derecho Laboral y abogado de Aguilar Abogados, José Losada, asegura que las empresas canarias «se han tomado en serio» el control horario y lo están implantando.

Tiques de venta para demostrar que se hacen más horas

El sector comercial y de la hostelería es uno de los que registra mayor número de denuncias por los abusos que se cometen con los trabajadores, a los que se obliga en ocasiones a hacer un mayor número de horas de las pactadas en el contrato y a no registrarlas en los sistemas de control horario.

Y la prueba que utilizan muchos de estos trabajadores para demostrar los abusos son los tiques de venta, ya que en muchos negocios aparece en él el nombre del cajero o sea, el suyo. «De esta forma podemos demostrar que una persona que estaba por la mañana cobrando sigue en su turno de trabajo fuera de su teórico horario laboral», indica la secretaria de Acción Sindical de CC OO Canarias, Esther Martín.

«Estos tiques nos sirven como carga de prueba. La Inspección está con mucho trabajo y muchas veces no puede hacer un seguimiento constante. Esto puede provocar que, cuando llegue a un negocio, la persona que ha denunciado no esté», indica Martín, quien asegura que se trata de dar del mayor número de pruebas a la Inspección.

Al fin de facilitar la presentación de denuncias, CC OO Canarias presentará en unas semanas una herramienta para que los trabajadores puedan denunciar de forma anónima Asegura que muchos no lo hacen por miedo a represalias.