Efe

Twitter restablecerá todas las cuentas vetadas a partir de la semana que viene

El nuevo dueño de la red social, Elon Musk, ya había rehabilitado el perfil de Donald Trump hace unos días, aunque el expresidente se niega a volver

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

«La amnistía comenzará la próxima semana». Así de contundente fue el nuevo dueño de Twitter, el multimillonario Elon Musk, en su perfil de la red social que utiliza como altavoz de sus comunicados. Las cuentas vetadas en los últimos años debido a que habían incitado a la violencia o propagado noticias falsas (entre otros casos) serán restablecidas a partir de la semana que viene después de que Musk haya realizado una encuesta en la propia plataforma en la que el 72% de los usuarios (3 millones de participantes) han votado a favor de esta amnistía social: «El pueblo ha hablado», señaló Musk en su perfil de Twitter.

La cuenta vetada por Twitter más polémica fue la del exmandatario estadounidense Donald Trump, que tras el asalto al Capitolio en enero de 2021 había sido excluído de la plataforma. Pero él no tendrá que esperar a la semana que viene para ver restablecida su cuenta, ya que Twitter ya había restablecido el perfil del expresidente el pasado 20 de noviembre después de que Musk realizara otra consulta pública en la plataforma en la que ganó el 'sí' aunque con solo el 51,8% de los votos (7,8 de los 15 millones de participantes). «La gente se ha pronunciado. Trump será readmitido», tuiteó el empresario en su cuenta tras los resultados de la encuesta.

Unos minutos después de su mensaje, la cuenta de Trump -cuyo último tuit data del 8 de enero de 2021- volvió a estar visible. El número de seguidores, que parece haber vuelto a empezar desde cero, ya ronda este viernes los 87,7 millones. Por el momento el exmandatario no ha vuelto a escribir nada en su perfil de Twitter.

Musk, también CEO de Tesla, también acaba de anunciar que relanzará el próximo viernes el servicio de verificación de pago de la plataforma que tiene un coste de 8 dólares, después de que hace unos días lo anunciara y posteriormente diera marcha atrás. El empresario anunció que en lugar del símbolo azul de usuario verificado habrá uno dorado para las empresas, uno gris para los gobiernos y uno azul para las personas, sean famosas o no.

La plataforma ya no es lo que era a nivel empresarial. Desde que Musk adquirió la red social por 44.000 millones de dólares la plantilla se ha reducido considerablemente. Cuando compró la empresa tenía unas 7.500 empleados, mientras que hoy se calcula que son solo 2.700 después de que tras los despidos masivos (3.700 personas) otros cientos de trabajadores decidieran marcharse tras el órdago de Musk.

En un correo, su nuevo jefe les daba 36 horas a los trabajadores para que decidiesen su continuidad en la empresa. En concreto, en ese plazo debían determinar -sin más detalles sobre el futuro de la compañía- si estaban dispuestos a trabajar de forma «extremadamente dura», incluyendo más horas extra, fines de semana y noches enteras, para mostrar su auténtico compromiso con la compañía. Si no, la única opción era abandonar su puesto.