Siemens Gamesa perdió 940 millones pero con una cartera de pedidos récord

La compañía, que pretende un recorte de 2.900 empleos en los próximos años, cree que su recuperación no se producirá hasta 2024

MANU ÁLVAREZ Bilbao

Siemens Gamesa ha cerrado su último ejercicio fiscal con unas pérdidas de 940 millones de euros, lo que sitúa los números rojos de los tres últimos años en la escalofriante cifra de 2.385 millones de euros. La compañía se encuentra en pleno proceso de reconversión y ha lanzado este jueves algunos mensajes positivos que, en opinión de sus directivos, permiten pensar que la empresa puede tener futuro en un mercado que, al menos teóricamente, va a acelerar la demanda de equipos de generación de electricidad con tecnologías renovables. Uno de ellos es la cartera de pedidos de la empresa, que alcanza ya los 35.000 millones -suponen una garantía de actividad de cuatro años- y, lo más importante, un aumento del 26% en los precios de venta de los aerogeneradores en comparación con el año anterior.

La venta de la división de promoción de parques eólicos a un fondo de inversión británico el pasado mes de septiembre ha conseguido aliviar parcialmente la cuenta de resultados de la empresa, que ya en los nueve primeros meses del ejercicio fiscal perdía 1.226 millones de euros. El saneamiento real, han advertido los responsables de la firma, no llegará hasta 2024 -el próximo año lo han calificado como un ejercicio de transición-, tras el inicio de aligeramiento de los costes de plantilla. Un proceso con el que se pretende un recorte del 10%, lo que supone reducir 2.900 empleos, de los cuales 475 tienen su ubicación en España.

Siemens Gamesa ha iniciado ya otro de sus procesos de saneamiento con el troceo y venta de algunas actividades. Así, tras el traspaso al fondo SSE de su división de promoción de parques eólicos, le toca el turno ahora a 8 factorías en España. Son las que producen las multiplicadoras -el equivalente en los aerogeneradores a la caja de cambios de un vehículo- y algunos elementos eléctricos. Siemens Gamesa quiere quedarse únicamente con la actividad industrial del ensamblaje, de ahí que mantendría en España únicamente una factoría dedicada a este objetivo.

Aumento de costes

Las ventas del último año han alcanzado los 9.814 millones de euros, lo que supone una reducción del 4% en comparación con las cifras del ejercicio precedente. La cuenta de resultados, además, ha estado especialmente impactada por el acelerado aumento de costes en los aprovisionamientos y las materias primas. Siemens Gamesa reconoció que la mayor parte de sus contratos, firmados con varios años de antelación de las fechas previstas para la entrega de sus equipos, no contaban con cláusulas de revisión de precios. De ahí que los incrementos de costes de producción han convertido la venta de aerogeneradores en una rueda de generación de pérdidas. A ello se han sumado errores de cálculo en los costes de algunas ventas y también los problemas técnicos de lanzamiento del aerogenerador 5X, capaz de producir casi 7 megavatios de electricidad a la hora.

Por otra parte, la compañía ha iniciado ya los trámites para aligerar la estructura de su gobierno corporativo, en lo que es tan sólo una antesala de lo que sucederá en los próximos meses cuando se materialice la OPA lanzada por Siemens Energy para hacerse con el 100% del capital de su filial. En la actualidad controla casi el 68%. Así, la compañía ha eliminado la comisión delegada del consejo de administración para simplificar la estructura burocrática, dejando que sea el consejo quien adopte todas las decisiones. La próxima será la salida de Bolsa.