Repsol extiende su ayuda al combustible durante el verano

La compañía apunta que sus márgenes se encuentran en mínimos tras la aplicación del descuento que, junto al estatal, alcanza hasta 30 céntimos por litro

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Repsol ha anunciado que mantendrá el descuento adicional en el precio del combustible que venía aplicando desde que se puso en marcha el primer plan anticrisis de marzo. Lo hará, indica la compañía, «en un contexto de tensión en las cotizaciones internacionales de la gasolina y el gasóleo». Aunque fija esta medida «durante el verano», y no hasta el 31 de diciembre, como se encuentra fijada la bonificación estatal en el plan anticrisis que acaba de aprobar el Gobierno.

La compañía continuará con su descuento sus más de 3.300 estaciones de servicio en España. Los clientes particulares que usen la aplicación gratuita Waylet continuarán beneficiándose a partir del 1 de julio y durante el verano, «período en el que se concentra un gran número de desplazamientos», indica, de un descuento mínimo de 10 céntimos de euro por litro, que se suma a la bonificación de 20 céntimos ofrecida por el Estado.

La rebaja del precio total en las estaciones de servicio de Repsol alcanza de este modo los 30 céntimos de euro por litro de combustible, un descuento al que se suman otros habituales.

Por otro lado, los clientes que acudan a las estaciones de servicio de Repsol y no utilicen Waylet sumarán 5 céntimos de descuento a la bonificación de 20 céntimos del Estado. Por tanto, en estos casos el descuento total se mantendrá en 25 céntimos de euro por litro.

Para el colectivo de transportistas, Repsol mantiene durante todo el verano su descuento mínimo de 10 céntimos de euro por litro a los profesionales que cuenten con la tarjeta Solred, a los que también hay que sumar los 20 céntimos de bonificación ofrecidos por el Estado, por lo que el descuento mínimo será de 30 céntimos de euro por litro. La oferta es compatible con otras que ya reciben habitualmente los transportistas y autónomos a través de esta tarjeta.

La empresa aclara que estos descuentos se están aplicando «a costa de los márgenes comerciales de la compañía y han reducido prácticamente a cero el resultado del negocio de estaciones de servicio de Repsol en España en abril y mayo». Y lo hace, indica, en un entorno internacional excepcional de aumento de los costes en general y de mantenimiento de la carga fiscal que se aplica a la gasolina y el gasóleo.

Tras la polémica por sus márgenes de refino, Repsol recuerda que cualquier operador puede comprar y vender gasolina y gasóleo en el mercado internacional.Repsol, por ejemplo, una vez cubierta la demanda en España, exporta gasolina a Estados Unidos y gasóleo a Francia. «Producir combustibles en España evita la incertidumbre actual de encontrar suministros para importaciones alternativas a las rusas, que sí sufren otros países europeos». Por este motivo, considera, «si no existiese actividad de refino en España, los precios de los combustibles serían iguales o superiores». Y apunta: «La ausencia de un sistema de refino nacional tendría efectos muy negativos en la balanza comercial y el empleo industrial del país, del que dependen en la actualidad directamente unas 200.000 familias».