Red Eléctrica prevé invertir 487 millones en las islas hasta 2022

22/03/2019

El Plan Estratégico incluye el refuerzo de la red de transporte en Gran Canaria, la interconexión submarina entre Fuerteventura y Lanzarote y la ampliación de infraestructuras en Tenerife

Red Eléctrica de España (REE) tiene previsto invertir 487 millones de euros en Canarias para el desarrollo de infraestructuras de transporte de alta tensión como parte de su Plan Estratégico de actuaciones 2018-2022, enfocado a lograr la máxima integración de energías renovables. Entre los proyectos finalizados en 2018, la directora general de Transporte de REE, Eva Pagán, destacó este jueves el «enorme esfuerzo inversor» que la compañía ha llevado a cabo en el Plan Eólico de Canarias, que ha conllevado el desarrollo de la red para dotarla de puntos de conexión y capacidad suficiente de evacuación de nueva generación eólica, además de la construcción de seis nuevas subestaciones y la reforma de otras dos ya existentes.

A lo largo de 2019 Red Eléctrica se fija como proyectos prioritarios el refuerzo de la red de transporte para la seguridad del suministro en la zona norte de Gran Canaria y la ampliación de las infraestructuras del norte de Tenerife. Entre los planes prioritarios está también el desarrollo de la interconexión submarina entre Fuerteventura y Lanzarote, una actuación que la compañía considera «imprescindible para conseguir un sistema eléctrico más estable y robusto», que promueve la sostenibilidad del sistema eléctrico de las dos islas y favorece la integración de renovables. Este proyecto obtuvo la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) en 2018 y actualmente está pendiente de autorización administrativa.

Eva Pagán destacó asimismo como uno de los grandes proyectos para 2019 la interconexión submarina Tenerife-La Gomera, que permitirá «mejorar la eficiencia y fiabilidad del suministro» para el conjunto del sistema formado por ambas islas y supondrá la reducción tanto de los costes de generación eléctrica como de la dependencia de combustibles fósiles, además de una mejora medioambiental.

En este caso la directora general de Transportes de REE destacó la dificultad que supone la instalación de un cable de 38 kilómetros de longitud en un fondo volcánico. «Es mucho más complicado que en el Mediterráneo», expuso, «porque en Baleares hay 80 metros de profundidad, pero entre Tenerife y La Gomera son 1.250 metros, por lo que el peso de la columna de agua añade especial complejidad», añadió.