El presidente de Mutua, Ignacio Garralda. / R. C.

Mutua Madrileña gana un 5% más y mira al extranjero

La aseguradora generó un beneficio de 304 millones de euros el año de la pandemia

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

La aseguradora Mutua Madrileña ganó 304,1 millones de euros en 2020, lo que supone un incremento del 5,2% con respecto al ejercicio anterior. Durante el año de la pandemia, la corporación ha registrado un incremento de los ingresos por primas del 2,3%, hasta los 5.580 millones, y un crecimiento del 0,5% en el número de asegurados, que sobrepasan ya los 13,5 millones.

Mientras que la evolución del negocio puramente asegurador creció un 14%, hasta 333 millones de euros, el resultado de las inversiones cayó un 3,9%, hasta 67,9 millones. Por su parte, el negocio internacional aumentó su beneficio un 14% hasta los 20 millones.

A pesar de los efectos que ha tenido la crisis del coronavirus en los resultados de la aseguradora, los ingresos por primas del ramo de no vida crecieron un 2,9%, hasta 5.418,5 millones de euros, lo que permitió a Grupo Mutua continuar ganando cuota de mercado y situarse en la primera posición del ranking nacional de seguros de no vida por tercer año consecutivo.

El ramo de autos generó 1.577,6 millones de ingresos por primas (casi un 1% más) y la cuota de mercado en este ramo creció hasta el 14,2%, situándose en la segunda posición del ranking nacional. En el mes de junio, ante la caída de la siniestralidad por el confinamiento estricto decretado en el segundo trimestre del año, la compañía amplió dos meses gratis la duración de los seguros de auto y moto, una iniciativa cuyo coste ha sido de 161 millones de euros para Mutua y, hasta el momento, ha alcanzado a 1,81 millones de pólizas (el 73% de la cartera).

Mutua también mantiene la primera posición del ranking de seguros de salud. En este ramo, Adeslas registró un volumen de primas de 2.856 millones (un 6,2% más). SegurCaixa Adeslas, empresa integrada en el Grupo Mutua Madrileña y participada por CaixaBank, obtuvo el año pasado unos ingresos de 3.975 millones de euros (un 2,9% más) y un beneficio neto de 436 millones de euros (un 12,7% más).

Con estos resultados sobre la mesa, el presidente de Mutua, Ignacio Garralda, ha destacado que la firma ha completado su Plan Estratégico 2018-2020, que se ha caracterizado por «la estabilidad» y el cumplimiento de sus objetivos cualitativos, que eran consolidar su posición como líder en seguros no vida, ser el líder no bancario en gestión de activos en España a través de Mutuactivos, proseguir con su proceso de diversificación geográfica, por productos y servicios y reforzar su presencia en Latinoamérica.

Los objetivos del nuevo plan -hasta 2023- serán mantener la senda de crecimiento rentable y sostenible, para lo que se plantea nuevos retos cuantitativos como crecer en ingresos por primas no vida por encima de la media del mercado y de forma rentable hasta los 5.900 millones de euros, crecer en el negocio de asesoramiento financiero y la gestión de patrimonios y alcanzar los 21.000 millones de euros en activos bajo gestión al finalizar el nuevo plan estratégico. Asimismo, Mutua continuará con su proceso de digitalización, un área a la que destinará una inversión de 150 millones de euros en el periodo 2021-2023.

El nuevo plan también contempla seguir con la estrategia de diversificación geográfica, segmento en el que Mutua prevé sumar unos ingresos por primas internacionales de 900 millones de euros al término de 2023, consolidando su presencia en Latinoamérica, donde quieren explorar «nuevas oportunidades de crecimiento».

«Estamos en Chile y Colombia, pero queremos seguir con todos los países de alianza del Pacífico, tratando de ver posibilidades sobre todo en Perú y México, que tenemos sociedades que ya radican allí y que nos encantaría en alguna ocasión poder cerrar alguna alianza», ha explicado Garralda.

Por otra parte, Garralda ha anticipado más adquisiciones a lo largo del nuevo plan estratégico. «Seguramente en tres años alguien nos hará una oferta suficientemente atractiva para que la podamos consumar. Las operaciones inorgánicas son muy difíciles de poner en un plan estratégico, pero sería muy raro que en tres años no hiciésemos ninguna operación adicional», ha reconocido.

Preguntado sobre los planes para la participación del 2,2% que Mutua mantiene en CaixaBank y que tras la fusión del banco con Bankia se reducirá al 1,6%, Garralda ha explicado que esta posición está «totalmente desligada» de la operación que se hizo en 2011 con SegurCaixa Adeslas y que es una participación «totalmente abierta».

En cuanto a SegurCaixa Adeslas, que aporta dos tercios del beneficio del grupo, Garralda ha explicado que tendrá un ritmo más pausado de crecimiento en los próximos años, al tiempo que Mutua crece con sus propios recursos. «El peso relativo del 61%-62%, que puede parecer elevado, lo normal es que baje por debajo del 50% en los años venideros», ha señalado.