Reuters

Musk aportará más dinero privado en Twitter para evitar el desplome de Tesla

El empresario renuncia a comprar la red social con deuda vinculada a las acciones de su compañía de coches

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Las acciones de Tesla no paran de caer desde que su fundador, Elon Musk, anunció la compra de Twitter. Los títulos de la compañía de coches eléctricos se han desplomado un 40% desde ese día debido a que la oferta sobre Twitter iba asociada a deuda vinculada a sus acciones de Tesla. Por ello, el empresario ha decidido desvincular ambas empresas y ya no financiará de esta forma su opa sobre Twitter.

En un comunicado registrado ante la Comisión de Bolsa de EE UU (SEC), Musk anunció que financiará la mayor parte de los aproximadamente 44 millones de dólares (41.000 millones de euros) que ofertó por Twitter con dinero de su bolsillo y el de otros socios. Así, la parte financiada con deuda pasará de 21.000 millones de dólares a solo 9.000 millones. De otra forma, no podía controlar que Tesla siguiera cayendo ya que de esos 21.000 millones, 12.500 iban vinculados a un préstamo cuya garantía eran las acciones del fabricante de coches.

Su plan ahora es que actuales accionistas de Twitter, como su fundados Jack Dorsey, sigan siendo socios de la compañía y contribuyan al proyecto, ya sea en efectivo o en acciones de la empresa. Aunque aún hay incertidumbre en torno a la compra de la red social, sobre todo después de que el propio Musk sembrara la duda en su cuenta de Twitter asegurando que la plataforma tiene más cuentas falsas de las que le prometieron.

Y es que las recientes caídas en bolsa tanto de Tesla como de Twitter han hecho que la fortuna de Elon Musk baje de la barrera de los 200.000 millones de dólares, según las últimas estimaciones de la lista Forbes de personas más ricas del mundo. El patrimonio del empresario está concentrado sobre todo en acciones de las dos compañías, por lo que los movimientos bursátiles condicionan en gran medida su riqueza.

El fundador deja Twitter

En medio de esta situación, el cofundador y exCEO de Twitter, Jack Dorsey, ha anunciado en la junta directiva de la compañía que abandonará la red social inmediatamente. Era un anuncio esperado después de que en noviembre dijera que abandonaría su puesto como CEO, pero no se sabía cuándo ocurriría su salida.

El consejo de administración designó entonces a Parag Agrawal como nuevo máximo responsable de la red social, hasta entonces director de Tecnología. Con la salida de Dorsey, la compañía se queda sin ninguno de los que la fundaron en 2006.

La venta de Twitter a Elon Musk no ha propiciado la salida de Dorsey, al revés. El ejecutivo aprobó la compra asegurando que Musk era «la única solución» para el futuro de la plataforma.