Lufthansa comprará parte de Air Berlin

12/10/2017

Lufthansa firma este jueves un acuerdo para comprar una parte de Air Berlin, según ha explicado el consejero delegado de la aerolínea alemana, Carsten Spohr.

"Este jueves veremos un hito en la historia de Lufthansa y Air Berlin", ha señalado el ejecutivo de Lufthansa sobre la compra de una parte de Air Berlín, que se declaró insolvente el pasado 15 de agosto.

Este jueves estaba previsto que finalizara el plazo para la venta de Air Berlin, inmersa en negociaciones con Lufthansa y la británica easyJet como únicas candidatas para la adquisición de parte de sus activos, en un proceso que debe hacer frente al cese de las operaciones de la segunda aerolínea alemana fijado el 28 de octubre.

El 15 de octubre, la segunda mayor aerolínea alemana concluirá sus vuelos de largo radio y el 28 de este mismo mes, como fecha límite, pondrá fin a sus operaciones después de casi cuatro décadas.

Air Berlin recibió ofertas de Lufthansa para la adquisición de la mayor parte de sus aviones de largo radio, la filial regional LGW y la filial austriaca Niki, mientras que la 'low cost' británica presentó una oferta para adquirir entre 27 y 30 aviones de la flota de Air Berlin.

Por su parte, la oferta de easyJet contempla las tripulaciones asociadas a los aviones por los que ha pujado, incluyendo una gran parte de los 'slots' en el aeropuerto de Berlín-Tegel, según dijo el presidente ejecutivo de Air Berlin, Thomas Winkelmann.

Desde un principio, Lufthansa mostró su disposición a colaborar con las autoridades alemanas en la reestructuración de Air Berlin e inició las conversaciones para la adquisición de partes de la compañía aérea.

Air Berlin recibió un crédito de 150 millones del Gobierno Federal para mantener sus operaciones, mientras negociaba la venta de sus activos. No obstante, el Gobierno germano cerraba la puerta a una fusión con Lufthansa.

Varios empresarios alemanes, entre ellos Niki Lauda --expiloto de Fórmula 1 y fundador de la filial Niki--, mostraron su interés junto a algunas compañías aéreas como Ryanair --que finalmente decidió retirarse de la puja--; Condor, filial de Thomas Cook e incluso IAG. Tras analizar las ofertas, se fijó un plazo para negociar con Lufthansa y la 'low cost' británica.

¿Monopolio?

El interés de la primera aerolínea alemana por adquirir a su mayor competidora en el mercado nacional conllevó una investigación por parte del organismo alemán de la competencia y atrajo las críticas de Ryanair.

El operador irlandés acusó al Gobierno alemán de gestar "una conspiración evidente" junto con Lufthansa y Air Berlin para que el grupo alemán adquiriera activos de su rival y segunda mayor aerolínea del país, excluyendo a los principales competidores e ignorando la normativa de ayudas estatales.

La operación, denunciada por Ryanair ante la Comisión Europea por considerar que es incompatibles con las ayudas públicas, está siendo analizada por Bruselas, que dispone de un plazo de hasta dos meses para evaluar la conformidad de este apoyo público con las normas europeas.

La compra de parte de los activos de Air Berlin permitiría a Lufthansa tener acceso a sus 'slots' de despegue y aterrizaje en los aeropuertos alemanes más concurridos, como Düsseldorf y Berlín.

En España, Air Berlin emplea a 54 trabajadores en su sede de Palma. La aerolínea solo mantiene vuelos conectando Barcelona, mientras que aquellos con destino a Baleares, Canarias, Alicante y Málaga son operados por Niki. La compañía alemana ha designado a Pluta para su gestión ordenada en este mercado, tras la inminente apertura de tres procesos voluntarios de insolvencia en Alemania. Un informe pericial determinará si concurre objetivamente la situación de insolvencia de la compañía.