Laycos lleva tu trabajo a tu casa

02/04/2020

Los efectos del confinamiento han provocado que muchas empresas en todo el mundo hayan tenido que parar o disminuir drásticamente su actividad.

Sin embargo, en medio de esta crisis de consecuencias devastadoras, otras tantas se sienten afortunadas, porque han podido continuar hacia adelante, facilitando que su personal desarrolle gran parte de sus funciones en formato teletrabajo, es decir, trabajando desde casa.

Para un país donde el teletrabajo es "algo que sucede en otros países" y que cultiva ancestralmente la incansable cultura del presentismo, el Covid-19 ha provocado un cambio de mentalidad radicalmente opuesto.

Donde antes veíamos escaqueo, picaresca y nos imaginábamos a los empleados campando a sus anchas sin hacer nada; ahora vemos en el teletrabajo, trabajo en remoto o trabajo a distancia, un salvavidas amigo que nos ayuda a que no demos todo por perdido.

Mantener el contacto con los clientes, atender pedidos online, continuar con los servicios de una empresa de consultoría, una asesoría, una empresa de software o de servicios, fidelizar a los clientes actuales...

El abanico de actividades laborales que podemos continuar haciendo es amplio, pero desde casa.

Trabaja, pero desde casa

El teletrabajo ha pillado a muchos desprevenidos. Ya les costaba ser productivos yendo cada día a la oficina, navegar entre toda la información que llegaba por correo, whatsapp, reuniones y frente a la máquina del café; que ahora en casa, con los niños, el perro, el gato, la abuela, los aplausos en el balcón, las noticias, la convivencia... nos está obligando a ponernos al día, a pesar de los años de retraso.

Tenemos poca práctica, así que si tu trabajo permite desempeñarse desde casa, aquí van los consejos más recomendados:

· Preparar un espacio que permita la concentración, destinado si es posible en exclusiva al trabajo. Preferiblemente separado de donde hacemos vida en casa y separado de donde dormimos.

· Mejor si es con luz natural, si no, buena iluminación.

· Fijarnos un horario con descansos para comer y hacer estiramientos. Comunicarlo al resto de familiares para que, en la medida de lo posible, respeten esas horas y no hagan demasiado ruido o interrumpan.

· Mesa amplia y despejada, una buena silla imprescindible, si no, los cojines son tus aliados.

· Y poner la tecnología a trabajar más intensamente que nunca.

¿Qué se necesita para teletrabajar en casa?

Además de un buen portátil u ordenador y conexión a internet, teléfono, conexiones VPN con nuestro ordenador de la empresa -esto en caso que necesitemos programas o archivos solo accesibles desde nuestro equipo-, apps de videoconferencias, gestor de tareas, gestor de proyectos, gestor de documentos, calendarios, chat, agenda, documentos...

Por si no era complicado lidiar con un cambio tan drástico, además debemos aprender a elegir y manejarnos con todas las aplicaciones a nuestro alcance, sin que nos resten más tiempo para que la jornada desde casa sea fructífera.

Por lo anterior, en Laycos han decidido aportar su granito de arena en esta situación, poniendo su plataforma a la total disposición de todas las empresas que puedan pasar toda o parte de su actividad al formato teletrabajo, pero que se pierden por los caminos de la tecnología, la productividad y el infinito mundo de las apps.

¿Qué es Laycos?

Es una plataforma de comunicación y gestión de proyectos, con todo lo necesario para trabajar en un solo lugar. Centraliza la comunicación y facilita aumentar la productividad a sus usuarios.

Permite mantener la comunicación con empleados, clientes, proveedores, asesores... organizando la comunicación en contextos de trabajo.

Se trata de una herramienta ideal para el teletrabajo y pensada para aumentar la productividad. Todo en un solo lugar, facilitando el trabajo desde casa, o desde donde se quiera, cuando todo esto haya acabado, conectado a toda la empresa.

¿Por qué Laycos tiene "todo lo necesario para trabajar"?

Incluye funcionalidades que agilizan la coordinación del trabajo individual y en equipo.

Documentos; calendarios individuales y compartidos de grupo; chat y videoconferencia; ofimática -para crear todo tipo de documentos, incluso en edición colaborativa-; integración con el correo; radio; asistente virtual... ¡y mucho más!


Probablemente, estés usando varias herramientas de comunicación y productividad independientes o ninguna. Podrías prescindir de todas ellas y ahorrar algo más que tiempo, y ahora tienes Laycos a tu completa disposición durante 2 meses.