La patronal del tiempo compartido asegura esta actividad será clave para la recuperación económica

08/04/2020

Los complejos de tiempo compartido serán clave para la recuperación económica. Este segmento, que cuenta con 300 hoteles en España y más de 55.500 empleos, retomará su actividad mucho antes que el negocio hotelero tradicional, en cuanto se levanten las restricciones de movimiento y se restablezcan las conexiones aéreas.

El tiempo compartido, donde cliente disfruta de una o más semanas de vacaciones al año durante 50 años, arrancará desde el primer día porque el cliente/propietario vendrá sobre la marcha para disfrutar de sus vacaciones. “Este sector siempre se ha caracterizado por el alto nivel de fidelidad de los clientes con los destinos donde han comprado su semana. Titulares de un derecho de uso que quiere aprovechar y serán de los primeros en volver a viajar”, según destaca en un comunicado Ovidio Zapico, presidente de RDO (Resort Development Organisation).

La industria turística “siempre ha demostrado su resiliencia y su capacidad no solo para recuperarse sino para liderar una recuperación económica y social más amplia”, continúa el presidente de RDO.

La ocupación en los complejos de ‘time share’ y a diferencia del negocio tradicional estará garantizada porque las reservas se realizan hasta con un año de antelación. “Una vez superada la crisis provocada por el Covid-19 y tras varias semanas de confinamiento nuestros clientes estarán deseosos de volver a la normalidad, de retomar esos viajes cancelados y poder disfrutar por fin de unas vacaciones”, continúan desde RDO.

En este sentido, José Luis Trujillo, director general del Grupo Anfi, compañía que opera en Gran Canaria desde hace más de 30 años, subraya que “tenemos muchos socios que llaman a diario consultando cuándo pueden venir para disfrutar de sus vacaciones”. Incluso se piden informes semanales, explica Trujillo, para comprobar cómo evoluciona la situación en los países de origen y “tenerlo todo preparado para recibir nuestros primeros socios”. En este sentido, en el Grupo Anfi se está trabajando desde el primer minuto en el se inició la crisis del Covid-19 en implementar medidas que proporcionen seguridad a nuestros miembros, de tal forma que encuentren en Anfi y en Gran Canaria un destino seguro para la familia, siendo este un requisito primordial que se requerirá a partir d ahora en la industria turística. Siempre hemos vivido del sol, de ser un destino con garantía de buen tiempo, siendo esto “antes” el primer requisito para decidirse por un destino u otro, ahora, el sol pasará a un segundo plano, importantísimo por supuesto, pero siempre detrás de la seguridad de la familia desde el punto de vista sanitario. Por ello, el principal trabajo ahora del sector turístico debe centrarse en ofrecer medidas que proporcionen seguridad indiscutible en los hoteles, restaurantes, zonas de ocio, juegos de niños etc. Todo el destino debe contar con las máximas garantías de seguridad necesaria o dejaremos de ser competitivos aunque tengamos un clima incomparable.

Trujillo recuerda el peso específico del tiempo compartido como generador económico, ya que “al ser un ‘nada incluido’ el turista tiene que salir y consumir que es lo que reactivará la economía, pero insistiendo en que tiene que haber una reconversión del sector turístico hacia la seguridad sanitaria. Por ejemplo, en el sector de la restauración hay que extremar la seguridad desde el número de comensales con la separación necesaria hasta la correcta manipulación de la comida, cubiertos et.”.

Además, para consolidar esta recuperación sería “vital realizar una urgente y sencilla reforma” de la ley (42/98), sostiene Trujillo. Dicha normativa originó el término derecho de aprovechamiento por turno con un tiempo límite de 50 años y la intención de ofrecer mayor protección al consumidor final. Una norma que, no obstante, explica el representante de Anfi, cuenta con una Disposición Transitoria Segunda que establece, “de forma contundente”, que los regímenes preexistentes (antes de la entrada en vigor de la Ley) tendrían, a su vez y a priori, otro tipo de derecho indefinido/perpetuo tras su preceptivo registro y no sólo 50 años como recoge la normativa.