Vista de la Torre Iberdrola en Bilbao. / reuters

Iberdrola disparó su beneficio hasta los 3.884 millones el pasado año

La compañía alcanza así un nuevo récord histórico de ganancias, por encima incluso de sus mejores previsiones

MANU ÁLVAREZ Bilbao

Iberdrola cerró el pasado año con un beneficio de 3.884,8 millones de euros, lo que supone un aumento del 7,6% en comparación con el que había contabilizado un año antes. La cifra no sólo supone un nuevo récord histórico en los resultados anuales de la compañía eléctrica vasca, sino que también supera todas las previsiones realizadas por la propia compañía sobre la evolución del ejercicio. Los ingresos del último año se situaron en 39.113 millones de euros, lo que supuso un incremento del 18% en comparación con la facturación del ejercicio precedente. Por mercados, la mejor evolución de la empresa se ha registrado en Brasil, donde la distribución de energía eléctrica creció el 13,4%, frente al 2,9% de aumento en España.

Estos resultados de Iberdrola se han producido en un año complejo para el sector eléctrico como ha sido 2021. De un lado, estuvo marcado por la recuperación de la actividad en todo el mundo de forma gradual, tras el parón experimentado en 2020 como consecuencia de la declaración de la pandemia. Además, la generación de electricidad vivió desde el verano un incremento acelerado de los precios, debido al efecto combinado de dos factores y del particular sistema de fijación de tarifas.

El progresivo encarecimiento del gas, que es el combustible utilizado en una parte de las centrales de generación –las denominadas 'de ciclo combinado'-, y un aumento de la especulación sobre los de derechos de emisión de CO2 –un impuesto establecido en la Unión Europea para forzar al transición energética-, fueron las claves de ese súbito aumento incremento. El precio por megavatio hora en el mercado mayorista, que en el arranque del pasado año se situaba en torno a los 40 euros, batió un récord histórico en diciembre al escalar por encima de los 300 euros.

El presidente de la compañía, Ignacio Galán, ha justificado el incremento del beneficio como consecuencia del rendimiento que comienzan a aflorar las nuevas inversiones que, en concreto, han permitido aumentar en un 10% la capacidad de generación renovable de la empresa. En la actualidad, Iberdrola dispone ya de instalaciones de energía renovable con una potencia de 38.800 megavatios.

Precio de la energía

Galán ha rechazado que el aumento de los beneficios signifique que Iberdrola se haya beneficiado de los altos precios de la energía ya que, ha argumentado, «hemos mantenido los contratos que estaban firmados con nuestros clientes del mercado no regulado, lo que ha tenido un impacto negativo en la cuenta de resultados». Así, ha indicado que «de haber vendido esa energía a los precios del mercado diario el beneficio hubiese sido mucho mayor».

Incluso, la empresa ha rechazado que se haya beneficiado de los denominados como 'beneficios caídos del cielo', por el diferencial entre el precio de venta del mercado diario de electricidad y los bajos costes de producción de algunas tecnologías, como es el caso de la hidroeléctrica. La tesis defendida por la compañía es que los importantes resultados obtenidos en sus actividades en Estados Unidos y Brasil han sido claves para «mantener los precios a los clientes no regulados en España».

La ruta que ha trazado Galán para este año es también muy positiva, ya que se mantendría la tendencia al alza de las inversiones y con ello del aumento de los retornos, de ahí que las previsiones apuntan a que el beneficio batirá un nuevo récord, para situarse entre los 4.000 y 4.200 millones de euros.

Dividendos por acción

La remuneración al accionista que el consejo de administración va a proponer a la junta de accionistas contempla el pago de un dividendo de 0,44 euros por acción con cargo a los beneficios del pasado año. Este pago supondrá un aumento del 5% en comparación con los dividendos abonados en el ejercicio anterior.

Por otra parte, la empresa batió el pasado año otro récord de inversiones al dedicar a este fin 9.940 millones de euros, 700 millones más que en 2020, de los cuales 2.386 se han destinado a sus actividades en España. Las inversiones en España, ha remarcado Ignacio Galán, han crecido un 14% en el pasado año.

Galán también ha destacado este miércoles en la presentación de resultados la gran capacidad de generación de empleo de Iberdrola, que contrató el pasado año a 5.500 nuevos empleados. También ha destacado que el 34% de los puestos directivos de la empresa ya están ocupados por mujeres.

En torno al 'caso Villarejo', el presidente de la compañía ha asegurado que «todas las investigaciones realizadas y todos los informes que se han pedido sobre el tema han destacado que no se ha producido irregularidad alguna». Galán, que permanece en la causa en calidad de investigado junto a otros tres directivos de la compañía, ha dicho que de lo sucedido no se puede desprender la existencia de delitos.

El mercado bursátil ha acogido con optimismo los resultados de Iberdrola, cuyas acciones anotan una revalorización cercana al 2% en el arranque de las cotizaciones de hoy.