El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán. / R. C.

Galán se ofrece a declarar en el 'caso Villarejo'

La compañía, que se anticipa así al informe de la Fiscalía, se queja del daño reputacional y de la utilización que han hecho de la investigación judicial «algunos competidores»

J. M. CAMARERO | MATEO BALÍN Madrid

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, se ha anticipado al inminente informe de la Fiscalía Anticorrupción sobre el 'caso Villarejo'. En un hecho bastante inusual, la comisión ejecutiva de la compañía, máximo órgano interno, acordó este martes informar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de su disposición, independientemente de si la Fiscalía le cita como investigado, a declarar en el juzgado de la Audiencia Nacional.

Este movimiento incluye a Galán y a toda la cúpula directiva, ante la que consideran la mejor manera de proteger el «interés social» de sus accionistas y tratar de atenuar el «significativo desgaste reputacional» que vienen sufriendo desde que se abrió la pieza separada número 17 del 'caso Villarejo' en 2019, relativa a los servicios contratados a una empresa del comisario jubilado llamada grupo Cenyt. Unos trabajos por los que ya está siendo investigado el que fuera responsable del Departamento de Seguridad de Iberdrola, Antonio Asenjo, entre otros altos cargos.

Según informó este martes la eléctrica, este paso se produce «sobre la base de la confirmación de las conclusiones alcanzadas en las investigaciones internas» realizadas por la compañía sobre estos contratos, que se extendieron entre 2004 y 2017 y por los que se abonaron cerca de un millón de euros. La intención es remitir al juzgado «cualquier información relevante» contenido en su informe forense y reclaman que las comparecencias sean «tan pronto como sea posible» para «facilitar la finalización de la investigación».

Ibedrola apunta, además, que esta pieza separada del 'caso Villarejo' «ha sido aprovechada por competidores que han atacado la reputación y buen nombre de la compañía», lo que la ha obligado a tomar acciones legales en defensa de su honor y reputación, y señala que lleva «sufriendo» desde 2018 «un significativo desgaste» que ahora quieren controlar.

Brufau y Fainé, un espejo

La decisión de la eléctrica llega, sin embargo, en un momento crucial para el devenir de la causa. La razón es que los fiscales anticorrupción tenían previsto informar de manera favorable al juez Manuel García Castellón sobre la citación como investigado de Galán y de algunos exdirectivos como Fernando Becker, según fuentes jurídicas. El espejo son los antecedentes de otra pieza del 'caso Villarejo' en las que están imputados el presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, que se asemejaría a la situación ahora de Galán, detallan estas fuentes.

En línea con las explicaciones de Iberdrola sobre el daño reputacional sufrido, cabe destacar otro dato no menor sobre la celeridad pedida ahora por la compañía para comparecer ante el juzgado: el próximo 18 de junio se celebra la junta general de accionistas, que podría estar marcada por el devenir procesal de esta causa.

Sobre esta pieza, lo más reciente es un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía que transcribe varios archivos de audio en los que José Manuel Villarejo señala al presidente de la eléctrica, al que se refiere como «Don Ignacio» o «señorito», y sugiere su conocimiento sobre los encargos de espionaje a ACS o Endesa. Sin embargo, Asenjo desvinculó por completo a Galán en su declaración ante el juez.