Antonio Béjar. / EFE

Un exdirectivo acusa al BBVA de ocultar datos al juez sobre Villarejo

Antonio Béjar, exresponsable de Riesgos, se considera víctima del banco y pide aportar correos corporativos que PwC no encontró y le benefician

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El exjefe de Riesgos de BBVA, Antonio Béjar, ha acusado a la entidad en la que trabajó 27 años de haberle imputado «hechos concretos y falsos» sobre la presunta contratación de la empresa de José Manuel Villarejo, ocultando al juez de forma deliberada la carta de delegación de facultades en la que se detallan cuáles eran sus funciones dentro del banco.

La defensa de Béjar asegura que es «imposible» que el exdirectivo «se saltara ningún control del banco» cuando «aparecen más de una decena de personas de mayor nivel dentro del organigrama con conocimiento de los servicios prestados por Villarejo», empezando por el expresidente Francisco González, también investigado.

«Puede aseverarse que el problema del banco no era de compliance, ni de cultura de cumplimiento normativo, sino que era un problema de gobierno corporativo. Los controles sólo se los saltaba quien, dada la estructura y funcionamiento de la entidad, podía», explica en su escrito la representación legal de Béjar.

El aludido se remonta a 2019, cuando el juzgado requirió al banco datos sobre las personas encargadas de autorizar o verificar los pagos al proveedor: en este caso Cenyt, el grupo empresarial de Villarejo. «El banco decidió poner el foco en mi representado de forma torticera, informando falsamente al juzgado de que Béjar era una de las personas delegadas por el banco», asegura su escrito.

Sin embargo, según apunta su defensa, «Béjar nunca tuvo poderes ni facultades delegadas para la contratación de proveedores ni para el pago de las facturas devengadas por éstos, por lo que las afirmaciones» de la directora de los servicios jurídicos del BBVA, María Jesús Arribas, «además de falsas, pueden dar lugar a acciones legales». Según la versión de Béjar, fue ella la que le señaló como la persona encargada de esas responsabilidades.

Acceso a los correos corporativos

Así las cosas, la presentación de este escrito llega después de que la Audiencia Nacional le autorizase acceder a sus correos corporativos. En concreto, del análisis de los mismos Béjar dice haber encontrado las cartas de delegación de facultades que «sorprendentemente» ni el BBVA ni la consultora PwC -autora del informe forense de la causa-- «lograron encontrar» a pesar de la «infinidad de medios» que tienen a su alcance.

En este contexto, Béjar recuerda que el banco fue requerido el 30 de octubre de 2020 para que aportase los apoderamientos y cartas de delegación de facultades que le fueron conferidas a él mismo. Y, apunta el exdirectivo, el propio BBVA respondió a esta solicitud asegurando no haber localizado copia de esos documentos. «Arribas transmitió una información al juzgado inveraz y sesgada, con graves consecuencias», critica, recordando que ese movimiento llevó a su posterior imputación.

En definitiva, Béjar -que estuvo trabajando en la entidad 27 años- sostiene que nunca «existió una investigación interna como tal, que se manipularon y ocultaron al juzgado hechos y datos relevantes, y que esto» le ha llevado «a tener que soportar un procedimiento judicial de altísimo coste personal y profesional». En esta línea, solicita al juez Manuel García Castellón que proceda a la incorporación de los dos correos reseñados en los que se demostraría cuales eran sus funciones en la entidad y cómo el propio banco las ocultó de forma deliberada.