Endesa se toma en serio la descarbonización