El transporte del tomate en teus acarrea despidos

10/01/2018

En septiembre de este año las organizaciones productoras y exportadores de tomate y pepino de Canarias, Fedex y Aceto, decidieron cambiar la forma de transporta la fruta a Europa. En lugar de fletar barcos frigoríficos empezaron a enviar la carga en contenedores y en líneas regulares como forma de ahorrar costes. El cambio se ha saldado con despidos.

Las Palmas de Gran Canaria

La nueva forma de transportar el tomate de Canarias a Europa -en contenedores de líneas regulares en lugar de en palés en barcos fletados- y que comenzó en la actual campaña ha tenido como principal consecuencia el despido de trabajadores en Fedex. Solo en esta organización son casi diez los empleados despedidos.

El colectivo denuncia además más pérdida de empleos en los puertos en la terminal canaria de fruta del Reino Unido (en el puerto de Southampton) y en Holanda (Rotterdam).

Los trabajadores se quejan de una pérdida de empleo que no ha beneficiado al sector del tomate. Según aseguran, el transporte en contenedor y en línea regular está provocando incumplimientos en las entregas y desabastecimientos en algunos mercados por la falta de garantías de las navieras en sus horarios. Los trabajadores no entienden que se apostara «perjudicial» en un momento en el que hay más subvenciones al tomate.

Así lo indica la secretaria de Acción Sindical de Comisiones Obreras Canarias, Esther Martín, quien critica que se destruya empleo en un momento en el que hay más subvenciones al sector. «Aumenta la ayuda por hectárea y en lugar de destinarlo a generar empleo se va directamente al bolsillo de los grandes empresarios. Mientras tanto los trabajadores y las cooperativas pequeñas cada vez lo pasan peor», manifiesta

Fuentes cercanas a Fedex, sin embargo, aseguran que la nueva fórmula de transportar el tomate está funcionando «muy bien», además de suponer un ahorre de costes de hasta un 30%. «Es un nuevo sistema que se está implementado y ha habido desajustes al principio, que es lo normal y lo previsible. El balance general de estos meses de campaña es muy positivo», indican.

Según indican, en el entorno actual se hace necesario ganar competitividad para seguir en el mercado y el ahorro de costes que supone transportar el tomate en línea regular «contribuye a ello». «La fórmula está funcionando y se mantendrá en futuras campañas», añaden.