El comercio protesta por la «injusta» apertura de las rebajas

09/01/2018

Calles abarrotadas, colapso de tráfico, tiendas llenas y lo más importante, ventas. Así fue el primer día de rebajas en la isla, en el que se superaron las previsiones iniciales de un alza del 5% para llegar a crecer las ventas casi un 10%. Pero el negocio solo fue para cuatro áreas comerciales. Al resto de zonas se las «castigó» porque no se les permitió abrir.

Los centros comerciales de Gran Canaria que no pudieron abrir el pasado domingo -primer día de rebajas- criticaron ayer la decisión adoptada por la comisión insular de Comercio y apoyada en las propuestas coincidentes de la Cámara y la CCE de no decretar ese día de apertura comercial y sí permitir que abrieran sus puertas las cuatro zonas autorizadas por la temporada de cruceros: Las Arenas, Triana, El Muelle y Mesa y López. «Es un agravio comparativo. O todos o ninguno. No se puede permitir que solo cuatro se beneficien del primer día de rebajas», señalaba ayer el responsable de uno de los centros comerciales perjudicado. «A unos se nos atan las manos a la espalda y a otros no», se quejaba otro.

Y es el pastel del primer día de rebajas, con dinero «fresco» porque muchos jóvenes optan por dinero como regalo de Reyes, se concentró ayer en estas cuatro zonas comerciales. Fueron cientos las personas que se desplazaron de otros municipios de la isla, como Telde, para hacer las compras en la capital. Mientras su áreas de referencia, como Alcampo, Las Terrazas, Siete Palmas, Alisios...- tuvieron que esperar a ayer, día de diario, de vuelta al cole e incorporación al trabajo, para poner en marcha sus rebajas.

«Hemos tenido gente pero ni comparado con otros años. La apertura del domingo en algunos sitios ha tenido un efecto pernicioso en el resto de los comercios», señalan fuentes de uno de los centros que no pudo abrir. «No entendemos como la patronal y la Cámara no apoyaron la apertura este día», indica otro de los centros afectados.

La clave de la propuesta de ambas organizaciones empresariales está en el peso del pequeño comercio, cuyo criterio se impuso a las grandes superficies que sí querían que el domingo pudiera abrir todo el comercio de la isla de Gran Canaria, tal y como sucedió en Tenerife.

El secretario general de la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de la Distribución (Asodiscan), Alfredo Medina, defiende para el sector una mayor liberalización de los horarios comerciales y que no se limiten a diez los festivos de apertura en Canarias. «La apertura debería ser un ejercicio de libertad de empresa, que cada uno pudiera abrir cuando quisiera y no estar sujetos a lo que decidan otros», indica Medina.

Para el secretario general de Asodiscan el control de los días de apertura y los horarios tiene cada vez menos sentido en un mundo global en el que cada vez tiene más penetración el comercio electrónico. «Se impide abrir a las tiendas físicas pero on line se pueden hacer compras durante 24 horas al día, los 365 días al año. Eso es injusto, pernicioso y no tiene ningún sentido», señala Medina. Finalmente, pone como ejemplo la liberalización de horarios que se aplica en Madrid y que se ha traducido en más empleo y nuevos negocios.