Imagen de archivo.

El coste de las materias primas del hormigón puede parar la construcción

El cemento y el árido representan el coste principal, que suponen entre un 50-60% del coste de producción total

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El incremento de los precios en las materias primas del hormigón podría parar el sector de la construcción en el archipiélago y ponerlo «en riesgo de quiebra», ha alertado este marte la delegación en Canarias de la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP).

En un comunicado, la ANEFHOP en Canarias ha recordado que para trabajar el hormigón en Canarias existe, en comparación con otros territorios, el sobrecoste de tener que trasladar materias primas desde la península o desde Marruecos en un contexto en el que los precios de la energía y el combustible han sufrido grandes incrementos.

«Las tensiones en los precios de la energía, entre otros factores, están provocando que los costes de nuestras materias primas se incrementen de una forma espectacular. La posibilidad de incorporar estos incrementos de costes a las cuentas de resultados, sin repercutir a los clientes, no parece posible», ha señalado el delegado de ANEFHOP en Canarias, Pablo Gómez Escribano.

Esta subida en los costes, a la que según la ANEFHOP hay que sumar la escasez de materias primas básicas para la fabricación de aditivos, los salarios o los derechos de emisión de CO2, se ha visto agravada por el paro patronal del transporte y la guerra en Ucrania y podría, además, «frenar la recuperación que estaba viviendo el sector en las islas tras la pandemia».

«Tras una bajada del 7% en la producción de hormigón durante 2020, el sector había conseguido recuperar cifras previas a la pandemia y cerrar 2021 con una producción positiva del 22%», ha recordado esta entidad, que se ha mostrado preocupada por el hecho de no poder combatir muchos de los sobrecostes al estar los contratos de suministro de obra ya firmados, en muchos casos, «sin la posibilidad de revisión de precios».

Esto está llevando a algunas empresas a suministrar «muy por debajo del coste de producción, una situación que no permite la ley y que está provocando cuantiosas pérdidas económicas», ha añadido Gómez Escribano, que ha detallado que los principales costes en el hormigón afectados por esta situación son por el precio del cemento y de los áridos, entre otros factores.

También ha lamentado el coste del transporte de estas materias primas, de la energía eléctrica empleada en las plantas y del combustible de los camiones hormigonera y palas cargadoras de planta.

En concreto, el cemento y el árido representan el coste principal, que suponen entre un 50-60% del coste de producción total por el alto componente energético que tiene el cemento en su fabricación.

«A esto hay que sumar el incremento del precio de los derechos de CO2, con gran impacto en la producción de electricidad y de cemento», se ha quejado el delegado en Canarias de la ANEFHOP.