Sede de Indra. / efe

El bloqueo en el consejo de Indra agrava su crisis corporativa

La compañía necesita buscar a cinco independientes antes del 30 de octubre para cumplir con los estándares de buen gobierno corporativo

Clara Alba
CLARA ALBA

La crisis desatada en el consejo de Indra con la salida de seis independientes en los últimos días se ha agravado este martes con la decisión de Ignacio Martín San Vicente de presentar también su dimisión como consejero el próximo 30 de octubre.

Según se desprende del comunicado remitido por Indra a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el directivo ha decidido abandonar la firma en esa fecha para evitar el bloqueo total de la compañía y dar tiempo a la actual dirección a conformar un nuevo consejo y cumplir con los estándares de buen gobierno corporativo.

La compañía inició en la tarde del lunes este proceso en una reunión clave en la que se dio el primer paso para la búsqueda de nuevos consejeros, con el nombramiento de los miembros y presidentes de las distintas comisiones para que, «a la mayor brevedad posible», el consejo cuente con al menos el 50% de consejeros independientes, preferentemente mujeres.

Tras el rosario de salidas de los últimos días, el consejo de Indra ha quedado prácticamente vacío, con tan solo 8 miembros: el presidente del consejo, Marc Murtra; Ignacio Mataix y Luis abril, como ejecutivos; Antonio Cuevas Delgado y Miguel Sebastián, como dominicales y, por último, solo dos independientes, con Francisco Javier García Sanz y Martín San Vicente que, como se ha indicado, dejará su cargo el próximo 30 de octubre.

La de Martín será la séptima salida en menos de una semana, tras las protagonizadas por el cese de Alberto Terol, Ana de Pro, Enrique de Leyva, Carmen Aquerreta y la no renovación de Isabel Torremocha en la última junta de accionistas de la compañía. El jueves 23 de junio, el Gobierno, a través de la SEPI y con el apoyo de Sapa y el fondo Ambar Capital (controlado por Joseph María Oughourlian, presidente de Prisa), tomaron el control del consejo de Indra tras el nombramiento de Jokin Aperribay como dominical y la votación para el cese de los consejeros mencionados. A ellos se sumó después la dimisión de Silvia Iranzo, nombrada este mismo martes consejera externa independientes de Técnicas Reunidas.

La situación ha derivado en una fuerte crisis reputacional para la compañía que, en su comunicado de este martes a la CNMV, defiende que cumplirá «escrupulosamente» con las normas que exige el código de buen gobierno corporativo, después de que el propio presidente del supervisor, Rodrigo Buenaventura, calificase estos días el 'asalto' a Indra de «preocupante», llamando a la compañía a reestablecer cuanto antes su número de independientes.

Para cumplir los requisitos de buen gobierno, y bajo su composición actual, Indra debería nombrar cuatro consejeros de esta calificación para alcanzar al menos seis y llegar a 12 consejeros en total. Sin embargo, un quinto nombre tendrá que sumarse a esa búsqueda con la salida anunciada por Martín San Vicente para finales de octubre y que dejaría a Francisco Javier García Sanz como único independiente si no se producen los nombramientos.

Según consta en el documento, Martín ha sido nombrado presidente de la comisión de nombramientos, con lo que será el encargado del proceso de selección junto a García Sanz y el asesoramiento de una consultora especializada.