Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 13 de abril
Apenas la mitad de las empresas sobrevive tres años después creadas

Apenas la mitad de las empresas sobrevive tres años después creadas

La mortalidad de los negocios en España está a la cabeza de Europa: cada año desaparece casi el 10% y la vida media de las compañías no alcanza los once años

Domingo, 11 de diciembre 2022, 23:11

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La mortalidad de las empresas españolas está a la cabeza de Europa. Cada año desaparecen más de 22.500 negocios, lo que supone el 9,3% de los radicados en territorio nacional que tienen empleados, un porcentaje que supera en casi punto y medio la media comunitaria, situada en el 7,9%, según un informe publicado este lunes por Cepyme, que denuncia que las cargas laborales y los impuestos son los grandes lastres para el crecimiento de las empresas.

Es más, si se mira a más largo plazo, apenas la mitad de las empresas españolas con empleados (el 52,7%) sobrevive tres años después de su creación, de nuevo una proporción sensiblemente inferior a la media europea (56,3%) y mucho más baja que la de la mayoría de socios, lejos de países vecinos como Portugal (64%), Bélgica (61,8%), Alemania (58,6%) o Francia (58,5%). Y este nivel desciende hasta el 40,4% pasados cinco años.

En realidad, la vida media de las empresas españolas no alcanza los once años, lo que resulta unos seis años y medio menos que la media europea. En Italia, Portugal y Alemania, la esperanza de vida empresarial supera los doce años e incluso se eleva por encima de los 55 en el caso de Dinamarca.

Menor tamaño y productividad

Esto está relacionado con el tamaño de las empresas españolas, que son un 24% más pequeñas que la media europea (hay que tener en cuenta que más del 99% del tejido español está conformado por pymes). De hecho, la empresa alemana triplica su tamaño y la británica lo duplica. Este menor tamaño lastra la productividad española, según advierte Cepyme, que destaca que la productividad de las grandes empresas es 2,5 veces superior, una brecha que supera la media comunitaria.

El informe de Cepyme sugiere que los beneficios de aumentar el tamaño medio de la empresa española serían numerosos: permitiría reducir de forma permanente el paro, aumentar el crecimiento potencial de la economía española, reducir el déficit fiscal y recortar la deuda. De hecho, promover el crecimiento empresarial para que el tejido tenga la misma composición que la media europea permitiría crear 1,3 millones de empleos, elevaría el Producto Interior Bruto (PIB) un 5,5%, aumentaría las ventas en 268.500 millones de euros, ayudaría a expandir la masa salarial en 32.000 millones de euros y generaría un incremento de la recaudación de 22.000 millones de euros, según estima el estudio.

Sin embargo, la patronal de las pequeñas y medianas empresas culpa al Gobierno de este menor tamaño, ya que asegura que el sistema tributario español bloquea el crecimiento de las pymes, que sufren las terceras cotizaciones sociales más altas de Europa y los impuestos de Sociedades e IRPF son también de los más altos del continente. Además, la empresa de menor tamaño es menos eficaz en las deducciones y le afecta más la alta fiscalidad directa. A su vez, denuncian que el salario mínimo, situado en 1.000 euros al mes tras incrementarse más del 40% en apenas cinco años, es, proporcionalmente, el más caro de Europa (supera el 54% del salario medio), lo que encarece directamente el coste laboral mínimo para contratar e impide crear más empleo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios