Las empresas vuelven a recurrir al despido ante el ‘parón’ económico

27/11/2019

Los despidos colectivos se disparan en Canarias un 172% en 2019 tras cuatro años de caída. Opciones menos agresivas como la suspensión de contrato o la reducción de jornada apenas crecen.

Las empresas llevan meses notando la desaceleración económica que, en algunos casos y sectores como el comercio o el turismo se está traduciendo en una caída de ventas, y para protegerse optan por la solución más sencilla, rápida y barata: el despido. Así lo confirman los datos de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) registrados en Canarias en los primeros nueve meses de este año y que crecen con fuerza tras cuatro años ininterrumpidos de caídas.

En lo que llevamos de año los despidos colectivos se han disparado en Canarias un 172%. Casi 900 trabajadores fueron echados a la calle mediante ERE entre enero y septiembre, según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Los despidos por ERE en Canarias duplican en nueve meses todos los contabilizados en 2018 y que ascendieron a 440. En 2017 fueron 314, 386 en 2016, 463 en 2015 y hay que remontarse hasta 2014, con 1.009 despidos colectivos, para volver a niveles similares a los de este año, cuando con total seguridad se superará esta cifra.

Y mientras los despidos colectivos crecen otras fórmulas menos agresivas para las plantillas y que permiten al trabajador, gracias a la flexibilidad mantener el empleo aunque con menos ingresos, apenas han crecido respecto a los ejercicios anteriores. Hablamos de las suspensiones de contrato (los llamados ERE suspensivos y que permiten a los trabajadores conservar su empleo aunque durante un determinado tiempo, mientras duran las dificultades económicas, no acuden a trabajar ni cobran aunque el empresario sí paga su cotización a la Seguridad Social).

Los ERE suspensivos afectan en número a más trabajadores que los despidos, con 1.347 registrados hasta septiembre, pero crecen solo un 16,5%, en 191 personas. En los últimos años, desde que se inició la recuperación, los trabajadores afectados en Canarias por ERE suspensivos se han mantenido en cifras similares.

En cuanto a las reducciones de jornada, por las que los empleados siguen trabajando aunque menor número de horas y por tanto, obtienen menos ingresos, se ha convertido en una fórmula de uso simbólico. En lo que llevamos de año solo se ha aplicado en Canarias sobre once trabajadores, uno más que el año anterior. En 2014 se registraron un total de 457 reducciones de jornada en las islas, según los datos del Ministerio.

En el aumento de los despidos colectivos en Canarias ha influido los ERE llevados a cabo a nivel nacional por grandes empresas como el Banco Santander, Caixabank o Vodafone. Sin embargo, entre las tres los despidos suman unos 200, por ello el alza apunta a un cambio de tendencia que podría seguir.