Escuelas Potenciadoras, una alternativa de empleo

05/12/2019

Profesor de Formación y Orientación Laboral Vocacional, Raúl Henriq es el creador de las Escuelas Potenciadoras para el empleo, un programa que desarrolla con mujeres para guiarlas en su camino a encontrar su máximo potencial en el trabajo y en la vida. Su experiencia y su conocimiento son las herramientas que Henriq utiliza para que las alumnas aprendan a liderar sus vidas. Las Escuelas Potenciadoras representan un proyecto de transformación del empleo en Canarias en el que la mujer el es centro.

-En pocas palabras y simplificando, ¿qué son las Escuelas Potenciadoras?

Aún no lo sé (risas). Todo comenzó en 2013 como un proceso de investigación de dos años, después de un cambio profesional. Durante un año tuve la oportunidad de dejarme ir y dejarme llevar, viviendo y encontrando a final de ese año qué era lo que había hecho. Y resultó que lo que hice no era otra cosa que lo que había hecho siempre: trabajar por y para las personas. En ese año, en Lanzarote, me leí alrededor de 200 libros y cuando todo acabó, con todo lo que he trabajado, busqué, en función de lo que me gustaba y me gusta hacer, qué podía hacer que fuera útil para la sociedad. Así comencé a crear una especie de proceso de rehabilitación social, emocional y filosófico, que es la parte en la que se despega durante el proceso. Con esto, y gracias al apoyo de la Mancomunidad de Ayuntamientos de la Zona Norte de Gran Canaria, en 2015 se iniciaron las Escuelas Potenciadoras con cuatro de ellas. En resumen, las Escuelas Potenciadoras surgieron como una necesidad mía, propia, de encontrarme y, cuándo lo logré lo que hice fue trabajarlo de un modo en el que pudiera compartirlo.

-¿En qué consiste el proyecto de estas escuelas para el empleo?

Es la unión entre todo lo anterior y encontrar la esencia de lo que hace brillante a los trabajadores y las trabajadoras de las pequeñas y medianas empresas de Canarias, que son el 85% del tejido empresarial. Ahí es donde yo tenía la experiencia profesional, por mi desempeño como técnico en Prevención de Riesgos Laborales, y buscando siempre la salud de los empleados quise ir un poco más allá. Mi intención con estas escuelas para el empleo es encontrar eso que hace diferente y especial a un trabajador.

-¿Cómo se lleva a cabo el proyecto? ¿En qué consisten las sesiones y qué materias conforman el proceso formativo?

El proyecto se lleva a cabo durante 12 sesiones, ya que de eso se trata la investigación. Es muy fácil transmitir conocimiento, lo complicado es crear conocimiento y a eso es a lo que me he dedicado en los últimos siete años, siendo dos de investigación y cinco de puesta en práctica, aunque realmente nunca dejamos de investigar. En cuanto a lo que consisten, aunque es verdad que yo llevo unos contenidos a la clase, esto solo lo tenemos al principio porque luego se produce un proceso de resurrección de cada una de las alumnas que hace que se cree un ágora de sabiduría que hace suyo el contenido de cada Escuela Potenciadora.

-Desde el inicio hasta ahora, ¿cómo ha sido el camino recorrido?

Ha sido maravilloso y lleno de sabiduría. Siempre digo que cada Escuela Potenciadora que finaliza es mejor que la anterior porque en cada Escuela yo gano más conocimiento que aplicar a la siguiente. Para mí es un placer iniciar esta revolución humana no solo de cuerpo sino de pensamiento porque es el pensamiento, a través de la filosofía, lo que ha marcado un antes y un después en el proyecto.

-¿Han surgido asociaciones o cooperativas a partir de estas Escuelas Potenciadoras?

Después de la Escuela Potenciadora siempre nos encontramos con un grupo muy sólido de mujeres que ya forman parte de una misma asociación, por todo lo que han compartido y vivido durante los tres o cuatro meses que dura el programa. Para mí esa es la unión más importante porque surge de forma espontánea, es un hermanamiento y un movimiento muy grande en el que todas las mujeres que han formado parte de una Escuela Potenciadora ya se sienten parte de esa asociación humana.

-¿Con qué otros colectivos ha trabajado en el ámbito de las Escuelas Potenciadoras?

Ahora mismo trabajo en exclusiva con mujeres, no solo por el nivel de resiliencia que destacan ellas sobre mí sino por el conocimiento que tengo. Yo vengo de una familia matriarcal y siempre me he mantenido muy vinculado al género femenino.