El control horario se salda con una caída del 38% de las horas extra

10/09/2019

La obligatoriedad de las empresas de controlar la entrada y salida de los trabajadores y pagar los excesos de jornada deriva en las islas en la pérdida de 57.600 horas en el segundo trimestre

La entrada en vigor el pasado 12 de mayo de la nueva norma de control de la jornada laboral ha provocado una fuerte caída de las horas extraordinarias registradas en Canarias. La obligatoriedad que tienen los empresarios desde hace tres meses de registrar la hora de entrada y salida de cada trabajador y abonar los excesos que pudieran producirse de la jornada, ha provocado en el archipiélago una caída de un 38% de las horas extra.

Según los datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre, en 2019 y cuando ya era obligatorio el control horario se contabilizaron en Canarias un total de 90.451 horas extraordinarias semanales, lo que supone un 38% menos que las 148.066 que se registraron en igual período de 2018. En términos absolutos, la fuerte caída supone un recorte de 57.600 horas menos. A nivel nacional la caída de las horas extraordinarias desde la entrada en vigor del registro no es tan acusado, de un 19%.

Ésta es la primera caída que se registra desde hace diez años y tras un 2018 de cifras récord de horas extraordinarias, al calor de la mejoría económica y unas cifras récord en la llegada de turistas a Canarias.

La secretaria de Acción Sindical de CC OO, Esther Martín, achaca la fuerte caída de las horas extraordinarias en el segundo trimestre de este año no solo al registro del control horario sino también a la desaceleración económica. «Aún es pronto para hacer un balance del impacto y aunque el control horario ha influido hay otros factores a tener en cuenta como el menor crecimiento de la economía», indica.

Martín pone el foco en que el 60% de las horas extraordinarias no se abonan en el archipiélago con lo que esto implica para el trabajador, al que no se le remunera por su trabajo y en ingresos públicos a la Seguridad Social y la Tesorería. Además de ser una competencia desleal para aquellas empresas que sí tienen cumplen con la ley y abonan las horas extraordinarias a sus trabajadores.

La secretaria de Acción Sindical de CC OO aboga por reducir al máximo las horas extraordinarias y cubrir el exceso de trabajo con nuevos puestos de trabajo. Según señala las 90.451 horas extra a la semana que se contabilizaron en el segundo trimestre de este año en Canarias equivaldrían a 2.261 empleos a jornada completa. «Que las horas extraordinarias se reduzcan es positivo siempre y cuando no siga escondiendo fraude y economía sumergida», manifiesta.

Las denuncias no dejan de crecer

Desde que entrar en vigor la norma que obliga a los empresarios a registrar la hora de entrada y salida de sus trabajadores, las denuncias no han dejado de crecer ante la Inspección de Trabajo.

Según apunta la secretaria de Acción Sindical de Comisiones Obreras de Canarias, en la última reunión mantenida con la Inspección de Trabajo superaban el medio centenar las denuncias puestas en Canarias. En algunos casos las denuncias apuntan a empresas que aún no han introducido sistemas para controlar la hora de entrada y salida de sus trabajadores.

También las hay que denuncian a empresas que hacen el registro en una «hoja de papel en blanco» y que obligan a los trabajadores a firmar jornadas que no se corresponden con la realidad. El sector comercial y el de la hostelería acaparan la mayor parte de estas denuncias, así como el de la banca, en donde se obliga a hacer horas que no se abonan, según indica Martín.

La secretaria de Acción Sindical de Comisiones considera imprescindible más número de inspectores para hacer efectivo un control horario que considera «descafeinado». «Lo que salió no tenía nada que ver con lo que se había negociado con los sindicatos», critica. En su opinión, el actual registro de la jornada «no va a parar el abuso» y debe ir acompañado con la derogación de la reforma labora de 2012.