Factura de la luz. / R. C.

INE y eléctricas concretan cómo incluir las tarifas libres de luz en el IPC

Informarán del precio que pagan sus clientes por la luz en todas sus ofertas, lo que permitirá ajustar el dato de inflación «a corto plazo»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El último encuentro mantenido este miércoles entre el Instituto Nacional de Estadística (INE) y las grandes compañías eléctricas se ha saldado con un acercamiento técnico para que las empresas trasladen al organismo público los datos del precio al que sus clientes del mercado libre (unos 16 millones, en total, entre hogares y empresas) pagan por cada kwh consumido para así incorporarlo al dato final de inflación.

Después de cuatro meses de análisis y varios encuentros entre ambas partes, el INE está más cerca de poder elaborar un Índice de Precios al Consumo (IPC) más ajustado a la realidad. Hasta ahora, el IPC no contabilizaba el precio de las tarifas eléctricas del mercado libre, al no poder diferenciar el coste exacto (sin incluir otros conceptos) frente a las reguladas (PVPC), las únicas que tenía en cuenta para cuantificar la subida del precio de la luz.

Ambas partes han pulido una fórmula que contiene más complejidad técnica de la que aparentemente pueda resultar, relativa a la información que las compañías tienen que enviar al INE. En concreto, las empresas (Endesa, Iberdrola y Naturgy, las grandes operadoras que acaparan más de un 80% del mercado en España), deberían ofrecer a Estadística «información sobre las tarifas y no relativa a los ingresos» que obtienen en cada recibo, según fuentes presentes en esa reunión.

Las eléctricas, en un principio reacias a proporcionar esos datos, ya ven factible obtenerlos de forma desagregada. Una vez encima de la mesa, el INE enviará por escrito a cada compañía la solicitud de la información consensuada. Las compañías se han comprometido a enviarla.

Tras este acuerdo, el INE prevé incluir esos datos de las tarifas libres «a corto plazo» en sus cálculos de la inflación. Será cuando cada eléctrica remita la información correspondiente y Estadística la valide.

El acuerdo supondrá previsiblemente una moderación en el dato del IPC, tal y como se conocía hasta ahora, al incorporar millones de precios eléctricos, que son más estables que los de la factura regulada, la única que hasta ahora se tenía en cuenta. De hecho, un estudio de CaixaBank Research advertía a finales de 2021 que existía «un claro sesgo al alza en la estimación del IPC», que fue oficialmente del 6,7%, pero el instituto lo situaba en el entorno del 4,7%.

Galán pider cambiar el PVPC

En medio de este contexto, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha insistido en la necesidad de que el Gobierno modifique la tarifa regulada (PVPC) como vía para reducir el coste de la luz para millones de hogares. «Tenemos un elemento diferencial que es el diseño de nuestra tarifa regulada, única en Europa, y si se hace un diseño similar al que tienen el resto de los países, podría bajar entre un 30% y un 40%», indicó ayer en Barcelona.

Galán insistió en que no hace falta salirse temporalmente de Europa, al hacer referencia a la propuesta de «excepción ibérica» planteada por España y Portugal ante Bruselas para limitar el precio del gas en el mercado de ambos países, muy poco interconectado con el resto de la UE. El ejecutivo apuesta por reformar lo que considera que es diferente, la tarifa regulada. «Cambiemos el diseño que tenemos mal que es el de la tarifa regulada», indicó. Y explicó que «haciéndolo como Portugal bajaríamos a casi a la mitad la tarifa». En Portugal y Francia se fija el precio a un año vista; en Gran Bretaña, cada semestre; y en Italia, por trimestre, contando con diferentes variables.