El fraude en el seguro baja en las islas por primera vez en cinco años

14/04/2019

Canarias deja de estar en 2018 en los primeros puestos del ranking de las regiones con mayor tasa de engaño y se acerca a la media estatal, con un 2%. En las islas, ocho de cada diez intentos de sacar dinero se hace con el coche. Bajan los casos que intentan defraudar con daños corporales.

El fraude en el seguro bajó en Canarias en 2018 por primera vez en cinco años. Desde que, con la crisis, los intentos de defraudar a los seguros comenzaran a crecer no se había producido un cambio de tendencia hasta el pasado año. De esta forma, Canarias, que hasta ahora encabezaba los primeros puestos del ranking de fraude en el seguro, logró el pasado año bajar posiciones hasta colocarse en la décima posición.

El fraude en el seguro se situó en las islas en 2018 en el 2%, muy próximo al 1,8%, de la media nacional. Un año antes, los intentos por engañar a las aseguradoras registraban una tasa del 2,5%, según el V Mapa Axa del Fraude en España (datos que refleja el gráfico). Esta tasa colocaba a Canarias en la cuarta posición del Estado, solo superada por las regiones de Murcia y Andalucía además de la ciudad autónoma de Melilla, donde la tasa roza el 5%.

Según los datos de Axa, entre los años 2012 (cuando comenzó a realizar el estudio) y 2018, la tasa de fraude en el seguro se ha duplicado. En 2012 la tasa en las islas era del 0,94% frente al 2% de cierre del pasado año.

Los casos son reducidos teniendo en cuenta los volúmenes de asegurados y siniestros pero tienen consecuencias que trascienden a las empresas, como es el encarecimiento de los precios.

Según los datos de Axa, el pasado año la aseguradora detectó en Canarias 962 casos de intento de engaño que fueron evitados, por un importe de 2,8 millones de euros. Un año antes, en 2017, los fraudes evitados fueron 992 por valor de 3,5 millones de euros. Hace cinco años se evitaron 679 fraudes por 2,7 millones de euros. Ahora hay 300 intentos más de fraude con menor importe.

El seguro de coche, con casi el 80% de los casos, es el que acapara el mayor número de fraudes.

Los datos clave en Canarias

76%

Del fraude es en auto. Del fraude detectado en Canarias se corresponde con el segmento de autos. Los intentos de engaño han descendido en un año en este ramo un 6,5%. En 2017 representaba el 83%, según los datos de Axa. Nueve de cada diez intentos de fraude tiene que ver con la conducción del vehículo y la operativa suele ser coincidente: una persona que ha sufrido un siniestro intenta incorporar al seguro daños anteriores incluso con versiones, en ocasiones, un tanto rocambolescas como rebotes contra algún objeto, doble golpe del vehículo o similar.

15%

del fraude, daños por agua. El 15% de los casos de fraude del seguro en Canarias están vinculados a pólizas multirriesgo. Dentro de éstas, son los siniestros en los que hay daños por aguas los más numerosos. Estos casos han aumentado tres puntos en el último año. Dentro de los multirriesgos destacan también los de daño eléctrico. El más habitual es el asegurado con aparatos eléctricos muy antiguos y que, al romperse, aduce una sobretensión para su sustitución. También hay quien contrata un seguro después de sufrir el daño para que la aseguradora se lo repare.

71%

del fraude es material. Siete de cada diez casos de fraude intentan sacar dinero argumentando que han sufrido daños materiales. Este fraude ha aumentado un 6%, el mismo porcentaje en el que han descendido los casos que argumentan daño corporal para cobrar indemnizaciones. La principal razón de este descenso hay que buscarlo en la reforma de la baremación en 2016 y que consideró el traumatismo menor de columna vertebral (esguinces cervical, dorsal y lumbar) como una incapacidad transitoria sin secuelas. Antes de dicha reforma, era relativamente sencillo obtener un informe médico aduciendo dolor para conseguir una valoración por secuelas, y con ella una mayor indemnización por parte de las aseguradoras. Axa recuerda que defraudar al seguro es un delito punible. En 2017 aumentaron un 17% las condenas de cárcel por estos casos.