El eje transinsular que soñó Adán Martín sigue siendo una «quimera»

    El eje transinsular que soñó Adán Martín sigue siendo una «quimera»
    El eje transinsular que soñó Adán Martín sigue siendo una «quimera»
06/08/2018

La creación del denominado eje transinsular sigue siendo, hoy por hoy, un proyecto inconcluso debido sobre todo a las limitaciones horarias, o la ausencia de tarifas unificadas para los diferentes saltos, según un estudio del investigador de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria José Ángel Hernández publicado en el Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles.

El ya fallecido expresidente del Gobierno de Canarias Adán Martín convirtió en una de sus prioridades durante su mandato (2003-2007) el impulso a las infraestructuras necesarias para que la intermodalidad del transporte marítimo con el terrestre permitiera que una mercancía rodada pudiera cruzar el Archipiélago de un extremo al otro en una misma jornada, incluso permitiendo a la cabeza tractora regresar a su origen el mismo día.

El Diagnóstico del eje transinsular de transportes en el contexto de la integración territorial de Canarias advierte de que la actual planificación horaria «no permite siquiera el round trip entre las cuatro islas centrales (La Gomera, Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura)», por lo que el eje transinsular «seguirá siendo una quimera mientras los horarios, como mínimo, no permitan la mentada cohesión territorial». De ahí que el investigador advierta de la necesidad de «mejorar ostensiblemente los horarios, incrementando las frecuencias o simplemente modificándolos en algunas líneas».

Este análisis advierte además de que este eje transinsular necesita de buques rápidos (fast ferry) en casi todas las travesías para que una mercancía rodada pueda cruzar el Archipiélago en una misma jornada, eso sí, con las implicaciones de mayor consumo energético que ello conlleva.

El estudio detecta otro obstáculo: la ausencia de tarifas que incentiven la utilización de dos o más travesías en la misma jornada, lo que «detrae parte de la demanda potencial».

También cuestiona «la situación encorsetada de algunas infraestructuras portuarias y de carreteras». «No puede justificarse un eje transinsular cuando una mercancía rodada cuenta incluso con más de seis horas de espera en un puerto de tránsito», advierte hernández.

«Haciendo uso del transporte marítimo y terrestre, una mercancía rodada no debiera contar con una demora para el embarque superior a los 60 ó 70 minutos en los puertos y la situación actual nos indica que en un desplazamiento entre las islas más orientales y occidentales, el viaje se ve interrumpido dentro de una misma jornada en alguna de ellas». «Existe una muralla infranqueable en el embarque hacia Gran Canaria desde Tenerife cuando el desplazamiento procede desde las islas occidentales y en Fuerteventura cuando la mercancía parte desde Lanzarote. Ello obliga a pernoctar en alguna de las islas, incrementando considerablemente el coste de los envíos, cuando no los restringe por completo».