El cobro obligatorio de las bolsas de plástico se retrasa

24/02/2018

La obligación de cobrar las bolsas de plástico en el comercio en el conjunto de España, inicialmente prevista para el 1 de marzo, se retrasa al menos hasta mediados de 2018 porque aún no se aprobado el real decreto que lo regulará. Los canarios consumen 380 millones de bolsas de plástico cada año.

El proyecto de real decreto para transponer a la legislación española la normativa europea establecía que los comercios debían cobrar obligatoriamente por las bolsas de plástico, salvo por las calificadas de «muy ligeras», a partir del 1 de marzo de 2018. Además, contemplaba que a partir del 1 de enero de 2020 no se podrán entregar a los consumidores bolsas de plástico ligeras y muy ligera en los puntos de venta de bienes o productos, excepto si son de plástico compostable.

Pero cuando apenas quedaba una semana para la entrada en vigor de la prohibición a los comercios de regalar las bolsas de plástico, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha informado de que se retrasa porque «quedan algunos trámites preceptivos por cumplir antes de que se apruebe la normativa». La previsión, ha añadido, es «que pueda salir adelante a mediados de 2018», según consta en una repuesta del Ministerio remitida al sector.

Entre los trámites pendientes destacan el visto bueno del Consejo de Estado y la aprobación por parte del Consejo de Ministros.

Son muchos los pequeños establecimientos que desde inicios de año cobran por las bolsas, como ya ocurre desde hace años en muchas grandes superficies, debido a los rumores de que la obligación entró en vigor el 1 de enero. Pero por ahora no es obligatorio cobrar a los usuarios por las bolsas, recuerda la patronal del sector. El proyecto de real decreto fijaba también unos precios orientativos recomendados dependiendo del espesor de cada bolsa y que oscilan entre los 5 y los 15 céntimos de euro por unidad.

Los canarios consumen una media de 380 millones de bolsas de plástico cada año, a razón de una media de unas 180 por persona. O lo que es lo mismo, el equivalente a una cada dos días según la memoria sobre reducción del consumo de estos elementos.

El comercio canario considera que «el trasvase del consumo a otros recipientes que se pretendía con el cobro generalizado de las bolsas de plástico a partir de 2011 en la gran distribución «ha sido mínimo».

«La medida solo ha sido efectiva en la medida en que al cobrar las bolsas, los consumidores realizan un mayor control de su consumo. Pero muchos siguen sin utilizar otros sistemas como el carro de la compra o bolsas con otros materiales más reutilizables», matizan desde el sector.

El real decreto que obligará al comercio a cobrar las bolsas tiene como finalidad reducir el consumo y cumplir con la normativa europea, incorporando la directiva de la Unión Europea de 2015, que obliga a informar sobre la cantidad de bolsas que se ponen en el mercado.