La vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

La economía española creció un 1,5% en el segundo trimestre, por encima de lo previsto

El consumo de los hogares repuntó menos de lo esperado y el INE reconoce que la economía se contrajo un -0,2% en el primer trimestre

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La economía española salvó el segundo trimestre del año con un acelerón en su crecimiento del 1,5%. Así lo reflejan los datos de Contabilidad Nacional publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha revisado en cuatro décimas al alza la cifra desde el 1,1% estimado en julio.

No obstante, también se confirma que el año arrancó en negativo, con una caída del PIB del -0,2% en un primer trimestre marcado por el estallido de la guerra en Ucrania, la variante ómicron y la huelga de transportistas. Hasta hace unos meses, se esperaba que el crecimiento de enero a marzo fuese del +0,2%.

En términos interanuales, el PIB del segundo trimestre avanzó un sólido 6,8%, desde el 6,7% del trimestre precedente y cinco décimas por encima de lo avanzado en julio por Estadística.

«Las medidas adoptadas para proteger a empresas, familias y colectivos vulnerables de la subida de los precios de la energía y otras materias primas y el avance en el despliegue del Plan de Recuperación explican este buen comportamiento», indican desde el Ministerio de Economía. «Estos datos muestran un patrón de crecimiento sólido con una contribución positiva de la demanda nacional y un fuerte dinamismo de las exportaciones», añaden.

La resistencia de la economía española resulta evidente respecto al impacto que la crisis energética y la inflación desbocada han tenido en otras grandes potencias. La economía alemana, por ejemplo, apenas creció un 0,1% en el segundo trimestre. Y la estadounidense incluso se contrajo un 0,1% en el periodo, según la segunda estimación estadística.

No obstante, hay datos que llaman a la prudencia. Durante el segundo trimestre, el consumo de los hogares creció un 1,2%. Pero el dato se queda muy por debajo del 3,2% estimado en julio. Así, el «buen patrón» de la demanda interna se queda lejos de lo que debería aportar este componente. En concreto, un total de 1,9 puntos al PIB interanual, lo que supone 1,9 puntos menos respecto al primer trimestre.

La economía nacional se apoyó así en el buen comportamiento de las exportaciones y el turismo, con la demanda externa aportó 4,9 puntos al PIB interanual del segundo trimestre, 2,1 puntos por encima que en el primero.

Por su parte, la formación bruta de capital avanzó un 0,8%. Los datos tienen una lectura robusta si se compara con la caída que en el primer trimestre registró el gasto de las familias (-1,2%) y la inversión (-5%).

El INE explica que en el avance de datos del segundo trimestre publicado a finales de julio la mayoría de los indicadores sobre la evolución económica del trimestre ofrecían resultados hasta mayo. Y los publicados este viernes por Estadística ya incorporan todos los indicadores estadísticos que marcan la evolución económica del segundo trimestre, un periodo afectado por la guerra en Ucrania.

Otoño complicado

El crecimiento del segundo trimestre acerca la posibilidad de que España termine el ejercicio con un crecimiento del entorno del 4%. Sin embargo, los nuevos indicadores que se han ido conociendo en estas semanas invitan a la prudencia de cara a la recta final del año. Tras la recuperación del turismo, estos últimos meses del ejercicio se antojan, cuanto menos, complicados.

El recrudecimiento de la guerra en Ucrania y la pérdida de poder adquisitivo derivada de la inflación podrían pasar factura al consumo de los hogares, afectados también, como toda la economía, por el proceso de subidas de los tipos de interés por parte de los bancos centrales.

De hecho, el Gobierno maneja ya la posibilidad de que se crezca a tasas más cercanas a ese 4%, como estiman las principales instituciones internacionales, que al 4,3% que establece el último cuadro macroeconómico. Y lo mismo de cara al 2023. El mensaje es que la economía española crecerá «en torno a un 2%» el próximo ejercicio. Una cifra que implicaría un recorte de siete décimas desde el 2,7% del cuadro macro que el Ejecutivo debe actualizar junto a los próximos Presupuestos.

La Airef también ha alertado de la desaceleración prevista. El organismo fiscalizador de las cuetnas públicas estima ahora que el PIB retrocederá un 0,2% en el tercer trimestre en términos intertrimestrales, según la última actualización del modelo de previsión de la evolución del PIB en tiempo real (MIPred), publicado el viernes.

Temas

PIB