Contribuyendo a la conservación de Lanzarote

17/10/2019

El aeropuerto conejero se ha sumado a diferentes iniciativas en tres idiomas para concienciar a los pasajeros de que no se lleven trozos de colada volcánica como recuerdo de su viaje en la isla de Lanzarote.

Lanzarote es un espacio natural protegido declarado Reserva de Biosfera en 1993 y Geoparque en 2015. Desde el Aeropuerto César Manrique-Lanzarote se trabaja alineado con algunos objetivos de estas dos entidades, dependientes ambas del Cabildo Insular de Lanzarote que persiguen un firme compromiso con el desarrollo económico sostenido y el uso del territorio comparable con la conservación de sus recursos naturales.

El principal motivo de estas colaboraciones, además de la sensibilidad en materia de sostenibilidad y los objetivos propios en esta materia que tiene Aena, principalmente es porque se considera a este aeropuerto como la puerta de entrada a la Isla, y por tanto un excelente punto de concienciación y difusión, que desde aquí se dirige a los usuarios de estas instalaciones, en el momento de su llegada a la Isla.

Contribuyendo a la conservación de Lanzarote

Una de las acciones más destacadas se ha llevado a cabo en colaboración con Geoparques, al incrementarse las medidas de seguridad en los aeropuertos, pues se detectaron la cantidad de trozos de colada volcánica que los pasajeros trataban de llevarse como recuerdo. Las cifras eran alarmantes, una tonelada a la semana. Por ello, desde el aeropuerto se tomó la decisión de implantar una campaña de concienciación dirigida a todos los pasajeros en tres idiomas, así como incluirlo en todas las charlas de difusión que se realizan desde las instalaciones aeroportuarias, principalmente museo y aula ambiental, ya que se consideró que era un importante deterioro paisajístico sobre el que se debían tomar medidas.

Si bien es cierto que la reducción en la recogida de rocas ha sido espectacular, siendo en la actualidad de 100 kilógramos a la semana frente a los mil iniciales, aún sigue siendo un grave problema para la geología insular.

Este motivo ha llevado al Aeropuerto César Manrique-Lanzarote a dar un paso más allá y valorar otras iniciativas, en colaboración con Geoparques. Esa iniciativa tiene que ver con la devolución de las rocas incautadas para la reutilización en mejoras de algunos centros turísticos, entregas a centros educativos para que puedan impartir las clases de ciencias sin necesidad de recolectar otras rocas, y en algunos casos cuando el valor geológico es importante y de clara identificación tratar de devolverlas a origen.