Turistas en una playa de Benidorm. / Efe

Los contagios retrasan la recuperación del turismo, que perderá este año 72.500 millones

Exceltur calcula que en verano el PIB turístico seguirá un 35% por debajo de 2019, lo que supone perder más de 20.300 millones de euros solo de julio a septiembre

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El sector turístico miraba al verano como su única tabla de salvación, pero el aumento de los contagios a pesar del avance de la vacunación por la incidencia de la variante delta y las fiestas nocturnas lastrará su recuperación. Exceltur, la patronal del sector, calcula que se logrará alcanzar apenas el 65% de la actividad turística respecto a las cifras del verano de 2019 (caída -34,9%), lo que supondrá 20.394 millones de euros de ingresos menos respecto al tercer trimestre (julio a septiembre) del año previo a la pandemia.

La actividad se recuperará sobre todo por la demanda nacional, que conseguirá un 91% de ocupación respecto al verano de 2019. Sin embargo, la demanda extranjera se quedará en un 46% frente a 2019, tres puntos porcentuales por debajo de las previsiones de Exceltur del mes de abril por los «recientes rebrotes y tasas de contagio», lo que ha «truncado» las expectativas y un «súbito frenazo de reservas», señaló José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de la patronal en rueda de prensa.

En cambio, las expectativas para el conjunto de 2021 son ligeramente más optimistas que las que Exceltur dio en abril. Según sus cálculos, la actividad turística (PIB) cerrará el año en 81.973 millones de euros, todavía un 46,9% por debajo de los 155.000 millones que se lograron en 2019, un punto mejor que las estimaciones de abril. Este escenario supone que el PIB turístico para 2021 estaría 73.000 millones de euros por debajo de los niveles prepandemia, pero se mejora en 29.000 millones los 53.000 millones con los que solo se cerró el año pasado.

245.000 aún en ERTE

El empleo turístico ha quedado muy tocado. En junio aún se situaba en 527.000 trabajadores afectados por la pandemia, 245.000 en ERTE y 280.000 personas afiliadas menos. Esto supone un 25% menos que en 2019, muy lejos de la ligera creación de empleo (+0,6%) que ya refleja el resto de los sectores de la economía española.

Zoreda explicó que quieren ver «el vaso medio lleno», pero teme que este aumento de contagios y la vuelta a la restricciones pueda lastrar la recuperación del turismo. En su opinión, cierto nivel de actividad que se puede perder en estos meses de verano puede conseguirse en otoño si las condiciones climáticas lo permiten y gracias a las escapadas de fin de semana de los españoles.

Entre las medidas que exige la patronal para la recuperación y reestructuración del sector destaca la de acordar nuevas métricas a nivel UE, para no «alarmar o castigar» los rebrotes y tasas de incidencia que hoy generan unos efectos adversos mucho más limitados que cuando se acordaron esas métricas. «Hay que distinguir que los niveles de hospitalización no son comparables con los que estas métricas medían el año pasado», señaló Zoreda, que explicó que vamos a tener que convivir mucho tiempo con el covid y habrá que saber «discernir» de la gravedad como ocurre con otras enfermedades endémicas.

Diferente situación por zonas

Es muy diferente la situación por zonas geográficas. Por un lado la España Verde reducirá su actividad turística en verano en torno a solo un 20% respecto a las cifras de 2019 (Cantabria, Asturias y Galicia) y los destinos de interior (Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Aragón) serán de nuevo los protagonistas de la reactivación turística con caídas del 13% al 18% por el fuerte impulso de la demanda nacional.

Pero los destinos condicionados por la demanda extranjera experimentarán los peores registros, como Baleares, Canarias y parte del litoral andaluz y mediterráneo, con caídas de hasta el 45% respecto a las cifras de 2019. Tampoco mejorará la situación en los grandes destinos urbanos, con reducciones del -62% en Madrid y del -52% en Barcelona.