Imagen de coches de alquiler estacionados durante la covid y el 'cero turístico', en junio del 2020. / ARCADIO SUÁREZ

Se agrava la crisis de los semiconductores

Los concesionarios canarios solo tienen coches para cubrir el 20% de la demanda inmediata

La falta de componentes se agrava por la guerra de Ucrania y la espera de un vehículo en Canarias se alarga hasta un año. Se estima que 9.000 isleños espera hoy por un coche

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La guerra de Ucrania ha agravado en Europa la falta de componentes que utiliza la empresa automovilística, sobre todo para los airbag y centralitas de freno de los vehículos. La situación ha obligado a parar las fábricas de los grandes de la industria del automóvil del continente y en consecuencia ha agravado el déficit de vehículos en Canarias.

Así lo aseguran los representantes de las dos patronales del sector en las islas: Manuel Sánchez, el presidente de Faconauto Canarias, y Rafael Pombriego, vicepresidente ejecutivo de Fredica.

«Hay muchos coches a medio terminar en las fábricas. Están terminados físicamente pero no están ensamblados tecnológicamente porque no hay componentes», indica Sánchez. Según apunta, los coches «se están dando a cuentagotas». En sus palabras, el 'stock' actual solo cubre de media el 20% de la entrega inmediata cuando hace años era del 90%. Así todo, Sánchez advierte que ese 20% es una media y puede haber fabricantes que lleguen al 30% y al 40%.

«Hablamos de llegar a un concesionario y llevarte el coche por la puerta», explica Sánchez, que añade que aquellos que buscan vehículos con especificidades concretas tienen que espera hasta un año para recibirlo. Se estima que en las islas hay 9.000 personas esperando por un vehículo.

«Nos encontramos en un momento complicado», señala el presidente de Fredica, que asegura que «no hay coches en 'stock'» para vender mientras que los concesionarios tienen que seguir manteniendo su estructura de costes. «Tenemos que seguir pagando nuestros gastos», apunta.

Además del déficit existente en coches nuevos, hay poca oferta de los vehículos de ocasión. Como explica, Pombriego los 'rent a car', que eran los principales surtidores del vehículo de ocasión, no están renovando flotas al no haber vehículos para comprar, y por tanto, no están abasteciendo el mercado con seminuevos.

La consecuencia directa de esta situación es que el parque móvil de Canarias, que es uno de los más antiguos del Estado, sigue envejeciendo, como apunta Pombriego. El mercado de ocasión se está nutriendo son coches de particulares con más años y además hay menor número de unidades, con lo que los precios han subido casi un 20%.

Menor demanda

Sánchez apunta que la capacidad de atender la demanda inmediata de coches aunque es reducida es hoy mejor que hace unos meses debido a que ha descendido de forma sustancial el interés por comprar. La situación económica, la incertidumbre, la subida de los costes y la inflación ha reducido el número de compradores, según apunta Sánchez. Desde junio hasta ahora el recorte ha sido de un 25%.

A ello también está contribuyendo la subida del precio del dinero y el encarecimiento de los créditos. Como apunta, el 95% de los vehículos, uno de cada diez, se adquiere con financiación externa. «Los bancos vuelven a ser muy exquisitos con las personas a las que les da el dinero», indica Sánchez, que teme que la demanda siga a la baja por estos motivos en los próximos meses.

Los pedidos de los 'rent a car', suspendidos o en el aire

Las empresas de 'rent a car' son unas de las más castigadas con al falta de vehículos. El parque móvil de las empresas de coches de alquiler ronda actualmente las 68.000 unidades frente a las 85.000 que había antes del covid.

En los últimos meses ha ido recuperando unidades desde el mínimo de l 2020 pero no al ritmo que pretende debido a la falta de componentes y las dificultades de la industria automovilística.

El sector estima que necesita en torno a unas 5.000 unidades más para cubrir de forma holgada la demanda turística de este invierno si finalmente se cumplen las previsiones y la incertidumbre económica no las lastra.

El secretario general de la Asociación de Empresas Canarias de Alquiler de Vehículos (Aecav) y también CEO de Avis, Roberto Dávila, indica que las renovaciones de flotas que se esperaban para el verano se han retrasado mientras que las que esperaban para este invierno, un 40% se han suspendido y el 60% están en el aire. «No sabemos si llegarán a finales de este año o entrarán ya en 2023», indica. Pese al menor número de vehículos de 'rent a car' este verano no ha habido un gran agujero entre la oferta y la demanda, que ha sido próxima a 2019, gracias a que la duración de las reservas fue inferior. De una media de nueve días se ha pasado a seis, lo que ha permitido una mayor rotación de los vehículos, cuyos precios se han normalizado.