La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / EFE

Las comunidades autónomas recibirán en 2023 unos recursos récord de 134.335 millones

Supone un incremento del 24% gracias a la mayor recaudación, al tiempo que dispondrán dos décimas más de margen de déficit

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Las comunidades autónomas recibirán el próximo año «la mayor entrega a cuenta que han tenido a la largo de su historia». Así lo anunció este miércoles la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, después de la reunión que mantuvo con los consejeros regionales del ramo para comunicarles el importe de los anticipos que el Estado les transferirá para el próximo ejercicio. Este encuentro supone el pistoletazo de salida para que los gobiernos autonómicos y también los ayuntamientos puedan empezar a diseñar sus presupuestos.

Concretamente, las comunidades obtendrán en 2023 134.335,6 millones del sistema de financiación, lo que supone un 24% más que en 2022; es decir, 26.130 millones más que el ejercicio precedente.

Este conjunto de recursos que aporta el sistema de financiación se distribuye en una parte de unas entregas a cuenta récord por importe de 124.291,8 millones de euros, un 11% más, y la liquidación «muy positiva» del año 2021, que alcanza los 10.980,6 millones de euros; esto es, la diferencia entre la estimación de ingresos que recibieron las comunidades (entregas a cuenta) y los ingresos reales al finalizar el ejercicio, que se liquidan con dos años de decalaje, tal y como marca la ley. Hay que tener en cuenta que, a la suma de ambos conceptos, hay que restar como es habitual 936,8 millones de las liquidaciones negativas de los años 2008 y 2009.

El resultado que arroja son más de 26.000 millones que irán a las CC AA para que elaboren los presupuestos de 2023, según indicó Montero, que manifestó su esperanza de que esa mayor financiación se concrete en medidas de los territorios que complementen a las del Gobierno español para combatir el alza de precios y «acompañar a los ciudadanos para que tengan una mejor convivencia», como es el caso de la bonificación de los abonos de transporte urbano y metropolitano.

La titular de Hacienda explicó que los recursos totales de las CC AA son fruto por una parte de la mejora de la recaudación en 2021, ya que a pesar de que la inflación se había mantenido en el 3% se produjo una recaudación no esperada de 8.000 millones, así como a las previsiones prudentes del Gobierno, a las medidas adoptadas y a esa «fuerte creación de empleo».

«Es una falacia cuando alguna formación política quiere acusar al Gobierno de forrarse con los impuestos que recauda o con la subida de la inflación; todo lo contrario, siempre hemos dicho que la recaudación de las figuras tributarias se comparte en más de un 50% con las CC AA», denunció la ministra, que defendió que «la inflación no se combate desde el populismo fiscal, sino con medidas efectivas».

Más margen de gasto

Además, Montero trasladó a los gobiernos regionales la flexibilización del objetivo de déficit de las comunidades autónomas del 0,1% al 0,3% del PIB en 2023. La Administración Central será quien asumirá esas dos décimas y, por tanto, tendrá una tasa de referencia más exigente, al pasar de un déficit del 3,4% en 2023 incluido en el Programa de Estabilidad a una tasa del 3,2%. «Esas dos décimas más de margen permitirán a las Comunidades Autónomas una mayor capacidad de inversión en la prestación de servicios públicos de calidad», explicó el departamento.

La ministra recordó que, incluyendo los datos de 2023, las Comunidades Autónomas habrán recibido en cinco años de Gobierno de Pedro Sánchez 178.750 millones más que en los últimos cinco años completos de Mariano Rajoy, lo que supone un incremento del 40% en la financiación de las autonomías.