Estación de servicio. / R. C.

Los combustibles caen un 11% tras la bonificación ante la Semana Santa

El precio de la gasolina, y sobre todo del diésel, afrontan el inicio de las vacaciones en cotas históricas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Primer dato oficial que refleja la repercusión de la bonificación aprobada por el Gobierno para amortiguar la escalada de los combustibles. El precio de la gasolina y el diésel ha caído una media del 11% durante los primeros días de aplicación de esta medida, según apunta el Boletín de Productos Petrolíferos de la Unión Europea en su revisión semanas de precios.

En cualquier caso, y a pesar de la rebaja mínima de 20 céntimos de euro por litro repostado (15 céntimos a cargo del Estado y otros 5 de la operadora), los combustibles afrontan con precios en su máximo histórico ante el inicio de una Semana Santa como la que comienza este mismo viernes.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina ha bajado un 11,27% con respecto a la semana pasada, hasta situarse en los 1,613 euros, su nivel más bajo desde finales de febrero. En el caso del diésel, que consolida el 'sorpasso' que protagonizó la pasada semana a la gasolina, superando su precio por primera vez desde diciembre de 2011, la caída es del 10,34% con respecto a hace siete días, para retroceder hasta los 1,647 euros el litro, en niveles de principios de marzo. La diferencia del diésel con la gasolina era habitualmente de unos 10 céntimos por litro, a favor del gasóil, un registro que con la guerra de Ucrania se ha dado la vuelta por completo, algo que no ocurría desde el verano de 2008.

De todas maneras, este respiro, en forma de ayuda, en los precios de los carburantes, que representa un abaratamiento de casi 11 euros en el llenado del depósito, no impedirá que esta sea la Semana Santa más cara de la historia para los conductores, coincidiendo además en que será la primera desde 2019 con la movilidad sin restricciones por el coronavirus.

Después de dos años en que los desplazamientos han estado condicionados por la pandemia, entre el 8 y el 18 de abril se prevén 14,6 millones de desplazamientos de largo recorrido en el país, un 2,10% menos que en la Semana Santa de 2019, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El precio medio de gasolina y diésel para estas fechas será un 22,2% y un 38,4%, respectivamente, más caro que la Semana Santa de 2021 y también un 22,2% y un 33,9%, respectivamente, que la de 2019, que fue la última sin restricciones a la movilidad.

Así, el llenado de un depósito de 55 litros de gasolina cuesta ahora en torno a 88,71 euros, unos 16,11 euros más que en la Semana Santa del año pasado y de 2019.

En el caso del repostaje con gasóleo, asciende a unos 90,58 euros el llenado de un depósito de 55 litros, unos 25,13 euros más que en la Semana Santa de 2021 y unos 22,93 euros más que en la de 2019.

La subida del precio de los combustibles, especialmente en el último mes y medio, se registró en el marco del repunte de la cotización del barril de Brent, que tras el comienzo de la guerra en Ucrania escaló hasta los 131 dólares. Este jueves cotizaba por encima de los 100 dólares.

El precio de los carburantes depende de múltiples factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos.

De este modo, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de la gasolina, sino que lo hace con un decalaje temporal.

A pesar de estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 está en España por debajo de la media de la Unión Europea, situada en 1,855 euros el litro, y de la zona euro, con un precio medio de 1,918 euros. En el caso del diésel ocurre algo similar, ya que el precio en la UE es de 1,861 euros y de 1,891 euros en la zona euro.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese al IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.