Canarias teme un desplome del 28% en su PIB con el cierre turístico

08/04/2020

La economía de Canarias puede sufrir este año un desplome histórico del 28 % en su PIB si el sector turístico sigue parado hasta el verano y, como además temen sus responsables, continúa "semicerrado" hasta final de año, de acuerdo con las estimaciones que maneja el Gobierno de la comunidad.

La consejera de Turismo, Yaiza Castilla, revela estos datos este miércoles, al exponer que ha pedido al Gobierno de España un "plan de choque" extraordinario para la economía canaria, por el enorme impacto que va a tener en ella la previsión de que 2020 termine con una caída del 80 % en el número de turistas: de 16 a 3 millones.

Castilla subraya que el turismo de Canarias depende en un 87 % del viajero extranjero, por lo que el avance de la pandemia de Covid-19 en el mundo lleva a pensar a su departamento que los establecimientos de las islas tardarán un año en reabrir por completo y la recuperación de su actividad no llegará hasta 2021.

"La situación es muy cambiante, lo que hace que estemos actualizando el escenario de impacto del Covid en el sector turístico y ya todo apunta a que, al margen de una leve apertura para este verano, que no creemos supere el 10 % de la oferta alojativa para atender algo de demanda local afectada, además, por una pérdida de poder adquisitivo, este semicierre total continuará hasta final de año", señala la consejera de Turismo.

Según las últimas cifras de afluencia de turistas extranjeros disponibles, las de febrero, Canarias acumulaba en los dos primeros meses del año 2,3 millones de visitantes. Si las estimaciones de que el sector terminará el año con solo tres millones de turistas se cumplen, eso significa que de marzo a diciembre llegarán poco más de un millón, contando los que estuvieron en la quincena previa a que España se declarase en estado de alarma por el coronavirus.

El Gobierno de Canarias calcula que, en ese escenario, el sector turístico perdería 12.000 millones de euros de facturación, de los cuales 3.200 millones corresponderían a los hoteles.

"El impacto de todo ello en el PIB canario sería claro: caería un 28%. Además, el empleo total del sector turístico se reduciría en una media anual de unas 133.000 plazas", añade el Ejecutivo.

Canarias pide al Gobierno central no solo que le permita alargar los ERTEs en el sector turístico cuando termine el estado de alerta y que le aporte los fondos presupuestarios que ya estaba comprometidos para la modernización de sus principales destinos, sino que sugiere que ponga en marcha un plan general de viajes incentivados, lo que describe como "una especie de Imserso ampliado a todos los colectivos".

Yaiza Castilla explica que la comunidad demanda "apoyo financiero e institucional por parte del Estado para convertir a las Islas Canarias en un laboratorio turístico mundial de seguridad, estableciendo una línea de subvenciones directas para la actualización y modernización en materia de seguridad para toda la cadena de valor turística, actualizándola al nuevo contexto actual, y como laboratorio para acciones posteriores en el resto del territorio nacional"

"La actual crisis aboca a que el sistema turístico se tenga que reconfigurar por completo, desde los controles de seguridad aeroportuarios a los transfers a los alojamientos, los servicios de habitaciones, etcétera, por lo que en los destinos vamos a necesitar redefinir toda nuestra cadena de valor, y Canarias es un laboratorio viviente perfecto para desarrollar estos nuevos procesos", argumenta.

La consejera cifra en 20 millones de euros su petición de apoyo "para esta ambiciosa y necesaria iniciativa"

Castilla también cree necesario en Canarias un plan de formación para el sector "ante una redefinición de los modelos de negocio, y dado que las islas serán las más afectadas por el desempleo en turismo, considerando que tiene limitada estacionalidad, y son plantillas mayoritariamente estables". EFE