Bruselas ve a España "madura" como para resolver diferencias sobre los fondos UE