Binter vuela con la máxima seguridad

29/05/2020

Desde el próximo lunes, 1 de junio, desaparece la restricción a la ocupación del avión, una medida planteada por el Gobierno de Canarias al de España. A instancias del Comité de Expertos, se incorpora un protocolo especial para pasajeros vulnerables

Desde el inicio de la crisis sanitaria generada por el coronavirus covid-19, Binter ha reforzado todos los protocolos y procedimientos para garantizar la seguridad y tranquilidad, tanto de los pasajeros como de los empleados, implantando de forma rigurosa todas las directrices marcadas por las autoridades y por las normativas nacional (BOE), autonómica (BOC), de las Agencias Estatal (AESA), y Europea (EASA) de Seguridad Aérea y siguiendo recomendaciones de la Asociación Internacional de Transporte (IATA), así como de los fabricantes de sus aviones (ATR y Embraer).

Las medidas preventivas higiénico-sanitarias han sido implantadas en todo el proceso, tanto en el aeropuerto como en el embarque, vuelo y desembarque. La seguridad es la prioridad en todas las fases del vuelo, para que la experiencia de viaje sea lo más placentera posible.

Además, Binter está en contacto permanente con las autoridades sanitarias, cumpliendo fielmente sus indicaciones e implantado todas las medidas específicas recomendadas por las mismas, así como las directrices, normativas y recomendaciones de las distintas instituciones y organismos con la máxima rigurosidad.

De la misma manera, seguirá reforzando y actualizando los protocolos de seguridad y prevención a medida que evolucione la situación.

Así, los pasajeros pueden contar con la garantía de que viajan en un medio de transporte seguro, también durante esta llamada nueva normalidad.

Limpieza y desinfección. Se ha reforzado la limpieza y desinfección de la cabina de pasajeros antes y después de cada vuelo, mientras dure el estado de alarma, en todas las zonas que pueden estar en contacto con los pasajeros, prestando especial atención a todas aquellas áreas que están expuestas o son manipuladas como pueden ser cinturones, apoyabrazos o reposacabezas. Para ello se emplean productos desinfectantes que cumplen con las especificaciones de los fabricantes y han sido testados según la Norma Europea de Eficacia Virucida EN14476.

Aunque todos los aviones utilizados se someten a una limpieza profunda y desinfección por la noche, se ha añadido un nuevo ciclo de limpieza a las 6.30 horas para todas las aeronaves que van a operar en el día.

Adicionalmente, la realización de una limpieza periódica profunda asegura que las zonas no accesibles para los pasajeros, tanto interiores como exteriores, de todos los aviones, también son tratadas de forma rigurosa.

Cuando la puerta de embarque se cierra, se pone en marcha el sistema de aire acondicionado del avión, pero sin recirculación del aire. Al ser el ATR un avión que vuela a media altura, la menor diferencia de presión entre el exterior e interior del aparato garantiza que se renueva el aire en la cabina, todo procedente del exterior. Este sistema mantiene la circulación adecuada y renovación constante del aire (cada 5 minutos), asegurando la calidad del mismo durante todo el vuelo. El aire fresco del exterior continuo asegura una calidad de aire óptima. Adicionalmente, durante el tiempo de escala, se procede a abrir la puerta trasera, la delantera y la que separa ambas para garantizar una buena circulación de aire del exterior antes y después de cada vuelo.

En los aviones Embraer, que vuelan a más altura, el aire recircula para mezclarlo con parte que viene del exterior. En este caso, a fin de preservar la no contaminación, los aviones disponen de filtros HEPA, que filtran el 99,9% de los patógenos y garantizan que el aire que recircula en la cabina esté libre de virus.

acceso al avión. Durante el acceso al avión, se mantiene la distancia de seguridad tanto entre pasajeros, como con el personal de tierra en los aeropuertos. El embarque se realiza por filas y de manera escalonada, para evitar aglomeraciones, tal y como recomienda la EASA. Para ello se ha implantado un sistema de asignación de asientos a todos los pasajeros de los vuelos interinsulares en el momento de la reserva, que además permite, en caso de un hipotético pasajero positivo, identificar al grupo de personas expuestas y poner esta información a disposición de las autoridades sanitarias para que puedan seguir los protocolos previstos. Así mismo, el desembarque se realiza de manera ordenada, empezando por las filas más próximas a la puerta del avión, evitando aglomeraciones en el pasillo y asegurando la distancia social entre pasajeros.

Es especialmente signifiativo que Binter ha incorporado la medida específica adicional impulsada por el Comité de Expertos en Sanidad del Gobierno de Canarias para proteger a los pasajeros vulnerables, con zona especial en el avión y embarque y desembarque diferenciado.

De igual manera, se ha limitado el uso de las guaguas del embarque y desembarque, reduciendo además su ocupación y aumentando sus limpiezas.

Paralelamente, el gestor aeroportuario (Aena) está instalando mamparas de protección en las puertas de embarque, para asegurar la separación entre los pasajeros y el personal que revisa su documentación.