Banderas canarias en Madrid

17/10/2019

Un amplio grupo de pensionistas llegados de las islas sumó este miércoles sus voces a la manifestación en la que el colectivo trasladó sus demandas hasta el Congreso. «Ya estamos hartos de promesas», señalan.

ETIQUETAS:

Entre las miles de personas que ayer se manifestaban en los alrededores del Congreso para reclamar pensiones dignas no resulta difícil localizar a un grupo de unos treinta canarios llegados desde las islas a Madrid para sumarse a la causa: basta con un vistazo amplio para encontrar las banderas tricolor que ondean con brío por encima de la maraña de cabezas.

«Estamos aquí luchando por la gente que lo está pasando mal», señala Alejandro Alonso, que se vino desde Las Palmas de Gran Canaria acompañado de su mujer y su suegra, «estamos hartos de que nos hagan promesas y solo se acuerden de nosotros cuando hay elecciones. Con pensiones de 400 euros no da para vivir, y mientras tanto los políticos subiéndose los suelditos», añade.

Todos se han costeado los gastos del viaje a Madrid de su bolsillo -«con sacrificio y en algunos casos con ayuda de los hijos», recalcan- para sumar su voz a la marea amarilla que exige al Gobierno estatal la equiparación de las pensiones con el salario mínimo interprofesional. «Lo hacemos por nosotros y por nuestros hijos», señala Rafael Hernández, «porque si nosotros no luchamos, los que ahora son más jóvenes no van a poder cobrar una pensión digna, en todo caso si cobran algo será una miseria. Vamos a seguir peleando porque necesitamos que esto se arregle para poder vivir decentemente», asegura.

La dificultad y el coste de desplazarse desde las islas ha hecho que muchos no hayan podido venir, pero los que están se hacen oír con cánticos reivindicativos y un punto festivo. Miran con admiración no exenta de sana envidia a la numerosa y organizada delegación del País Vasco, que destaca en la manifestación. «Son nuestro referente, tienen una fuerza asombrosa», reconoce Alonso, «pero en las islas no sé qué pasa que parece que nos cuesta más salir a la calle», añade.

Alejado del grupo principal de isleños que gritan consignas cerca de Neptuno, otra bandera canaria solitaria asoma entre la multitud que se agolpa en la Puerta del Sol. Es la que ondea Mateo González, que se ha separado por un rato de sus compañeros para ver cómo está el ambiente en los otros tramos de la manifestación. «Ya que me he desplazado hasta Madrid quiero vivir esto con toda su intensidad», señala, «y lo estoy haciendo porque hemos venido a reivindicar lo que es justo, no queremos más mentiras ni promesas, pedimos una pensión digna que suba con el IPC para poder subsistir después de toda una vida de trabajo», subraya.

Mari Villarmín, de Tenerife, jubilada de la enseñanza, apunta tras la pancarta otro matiz que no quiere que se pase por alto. «No podemos olvidar la importante brecha entre las pensiones que cobran los hombres y lo que cobran las mujeres», expone, «porque las mujeres dedicamos muchas horas de nuestra vida a la familia y a levantar el país desde nuestros hogares y no se nos reconoce como trabajo para la sociedad, y normalmente tenemos además los empleos más precarios y en peores condiciones, a veces cotizando menos de lo que trabajamos. Y también estamos luchando para darle solución a esta diferencia», añade.

Tras un buen rato parada la marcha vuelve a moverse y a pocos metros de los canarios un grupo venido de Andalucía -de la columna que llegó caminando desde Rota- se arranca con un breve manifiesto a ritmo de sevillanas, mientras un hombre megáfono en mano bromea con la cifra de asistentes. «Venga, que ya somos dos millones de pensionistas en las calles de Madrid», proclama, «o por lo menos eso me han dicho».

  • 1

    ¿Le parece correcto que el PSOE acepte ahora a Pablo Iglesias como vicepresidente del Gobierno?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados