Borrar
L. CARVAJAL
Fuga de accionistas: la gran banca perdió 108.000 inversores en 2022

Fuga de accionistas: la gran banca perdió 108.000 inversores en 2022

La salida de inversores coincide con un buen año bursátil para el sector, que tirará de la mejora del dividendo para recuperar su confianza

Domingo, 5 de febrero 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Fuga de accionistas en la banca española. Ni la expectativa de mayores beneficios ante la subida de los tipos de interés, ni la mejora en la rentabilidad, han logrado frenar una tendencia que, aunque variable, indica una clara salida de inversores del sector en los últimos años.

Las seis grandes cotizadas del Ibex-35 (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja) despidieron 2022 con 107.708 inversores menos, según consta en los informes financieros anuales que los bancos han presentado estos días.

En concreto, estas entidades contaban con un total de 5.642.869 accionistas a 31 de diciembre, frente a los 5.750.577 de un año antes, ejercicio en el que ya sufrieron la brusca salida de más de 200.000. Los datos alejan al sector del listón de los seis millones que alcanzaron por última vez en el tercer trimestre de 2020.

Esta evolución ha provocado que muchos inversores se hayan perdido la fuerte recuperación que las entidades han experimentado en Bolsa en los últimos tiempos, tras haber pasado lo peor de la pandemia hace ya casi tres años.

Por aquel entonces, parecía más comprensible que los accionistas abandonasen en bloque a una industria forzada a multiplicar por infinito sus provisiones, con un impacto muy negativo en sus resultados.

Tampoco contaban con el aliciente de los dividendos, en un contexto en el que el Banco Central Europeo (BCE) obligó a suspender los pagos en efectivo y las recompras de acciones para proteger el capital y que las entidades destinasen todo lo posible a dar crédito.

La cotización en Bolsa de este último año

Fuente: Elaboración propia con datos facilitados por las entidades bancarias

Lo curioso es que el escenario actual es completamente diferente. Tras la recuperación en Bolsa de 2021, la gran banca también vivió un buen ejercicio en 2022, al calor de las subidas de los tipos de interés, muy positivas para su negocio. Tanto, que entidades como Santander y BBVA han logrado unos resultados nunca vistos. Y el beneficio conjunto de los seis grandes se disparó hasta los 20.800 millones de euros, un 28%más.

Pero ni por esas. CaixaBank fue la entidad que perdió un mayor número de socios el pasado año:un total de 45.651, que se quedaron sin parte de su revalorización del 52% en Bolsa.

La situación se repite en Banco Sabadell, que perdió 9.822 inversores pese a ser otra de las estrellas bursátiles del ejercicio, con una subida acumulada del 48%. La sangría de socios fue aun mayor en BBVA, con la fuga de 25.619, mientras que Banco Santander perdió 21.534 accionistas en un ejercicio en el que, en este caso sí, la entidad cedió un 4% en Bolsa.

El banco presidido por Ana Botín cuenta actualmente con 3.915.388 accionistas, cada vez más lejos de la barrera de los cuatro millones que alcanzó en sus mejores tiempos. La situación se repite en Bankinter y Unicaja, con la pérdida de 2.500 y 1.500 accionistas cada uno.

«El impuesto a la banca es injusto, arbitrario y confiscatorio. No hay ninguna razón que lo justifique»

María Dolores Dancausa

Consejera delegada de Bankinter

Fuentes de una gestora de fondos nacional, con fuerte presencia del sector en sus carteras, recuerdan que no es la primera vez que se produce esta anomalía de inversores que abandonan en un entorno favorable. Pero también señalan algunos factores que este año pueden explicar algunas reticencias para permanecer o entrar en la banca española.

Para empezar, apuntan a cierto agravio comparativo de las entidades nacionales con los grandes bancos europeos, que no están tan expuestos al foco político que actualmente rodea a la industria en el país. También consideran que el nuevo impuesto aprobado por el Gobierno –con un coste que rondará los 1.100 millones de euros para estas seis entidades– las penaliza frente a otras. Los propios banqueros lo han tachado en numerosas ocasiones de «discriminatorio». Y lo mismo ocurre con las dudas en torno a las provisiones que habría que aplicar si se llevan a cabo algunas propuestas para ayudar a los hipotecados.

La cotización en Bolsa de este último año

Fuente: Elaboración propia con datos facilitados por las entidades bancarias

La incertidumbre nunca es buena en Bolsa y, ante esta situación, las entidades han acudido al principal reclamo que una cotizada puede ofrecer a sus accionistas para recuperar su favor:el atractivo del dividendo. BBVA, por ejemplo, elevará un 39%su pago en efectivo, que será el más generoso de los últimos 14 años, además de anunciar un nuevo plan de recompra de acciones.

En total, destinará unos 3.000 millones a la remuneración al accionista. Sabadell también eleva su 'pay out' (porcentaje del beneficio que se destina al dividendo)al 50%, desde el 31,5%anterior. Yes probable que Santander anuncie un movimiento similar en su próximo Investor Day, que celebra a finales de febrero.

Adiós a los recortes

Tras años de ajustes, recortes de plantilla, cierre de oficinas por la reestructuración bancaria en el país, las grandes entidades nacionales parecen haber guardado la tijera.

Según los informes financieros anuales, el número de empleados en el sector se incrementó en 6.361 personas en todo el ejercicio. Hay que tener en cuenta que los datos corresponden a todas las regiones en las que se opera, no solo en España. Pero la tendencia es claramente al alza.

Desde el sector achacan esta evolución a que, pese a los ajustes de plantilla, sí se ha contratado más personal en los últimos tiempos para cubrir los nuevos perfiles que se necesitan para avanzar en la transformación digital del sector. Y es que esta revolución ha supuesto una mayor demanda de nuevos equipos con un alto conocimiento de matemáticas, ingenierías, ciberseguridad o tecnologías de la información.

Las entidades también buscan perfiles más enfocados a la regulación y al cumplimiento normativo y, sobre todo, con amplios conocimientos en materia de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa.

Santander y BBVA, con mayor presencia internacional, son las entidades que más incrementaron su plantilla en 2022, sumando 7.300 y 5.200 empleados cada una. Por su parte, Bankinter sumó 281 trabajadores. En el otro lado de la tabla se situó CaixaBank, con la salida de 5.063 empleados, mientras que Sabadell también redujo su plantilla en 1.175. Unicaja, por su parte, dio salida a 210 trabajadores en el periodo.

La digitalización del sector también ha provocado que el número de oficinas haya seguido recortándose en el último año. Según los datos públicos disponibles, los seis grandes bancos cerraron 1.672 sucursales en 2022, dejando la cifra total en 22.017.

De cara a 2023, no se esperan más procesos de ajuste, salvo los que puedan quedar derivados de la fusión de CaixaBank con Bankia y de Unicaja con Liberbank. Pero la mejora de ingresos por la subida de tipos, junto a estos años de reestructuración en los que se ha optado por eliminar sucursales tradicionales para dar paso a oficinas de mayor tamaño muy centradas en el asesoramiento, anticipan una menor necesidad de recortar costes por esta vía.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios