José María Roldán, presidente de la AEB. / AEB

La patronal bancaria defiende los sueldos de los directivos del sector

El presidente de la AEB, José María Roldán, considera que hay espacio para más fusiones y justifica el proceso de reestructuración como fórmula para ganar en eficiencia

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha salido a la palestra para defender el proceso de ajuste del sector. Y también los salarios y bonus de los directivos bancarios, muy criticados en los últimos tiempos pese al notable recorte en su retribución variable a consecuencia de la pandemia.

Durante un encuentro organizado por el Foro Nueva Economía, José María Roldán ha explicado que pese a superar con nota en términos de capital y liquidez un periodo tan complejo como el de la pandemia, la rentabilidad sigue siendo el principal talón de Aquiles de la banca, «y no moverse no es una opción». «El entorno es el que es, el euríbor sigue en tasas negativas y esto va a ser así durante un tiempo largo», ha insistido Roldán para justificar los recientes ajustes en el sector y abrir la puerta a nuevas fusiones en España.

« Si por el lado de los ingresos estamos como estamos, habrá que ser más eficiente por el lado de los gastos», ha asegurado. A su juicio, la revolución digital permitirá a la banca continuar en la senda de la reducción de costes. Y eso también pasa, irremediablemente, por más cierres de oficinas y, en consecuencia, nuevas salidas o 'reubicación' de personal.

Roldán ha puesto en valor que los bancos españoles han sido siempre capaces de llegar a acuerdos con los sindicatos a la hora de negociar reestructuraciones, que a veces pagan los accionistas por el elevado desembolso que requieren, pero que a su vez permiten mejorar la eficiencia y la rentabilidad.

En cuanto a las críticas sobre los elevados salarios que perciben los directivos de banca, en un contexto de crisis y de procesos de ajuste de plantilla, el presidente de la patronal bancaria ha recordado que las retribuciones del sector bancario español no están por encima de otros sectores (poniendo como ejemplo al resto de empresas del Ibex 35) ni de otros países europeos.

Roldán también ha destacado que las remuneraciones del sector bancario están sujetas a una elevada regulación, que no se centra en cantidades, sino en los incentivos que crea para la correcta gestión del riesgo. Así, tiene elementos de diferimiento y cláusulas 'malus' y 'clawback' para asegurar la adecuada gestión.

Por otro lado, ha incidido en que las remuneraciones son aprobadas por las juntas de accionistas en unos debates «complicados».

En este sentido, Roldán considera que «el mapa bancario no está cerrado» en España, indicando que hay cabida para más fusiones en busca de sinergias. Sin embargo, defiende que «hay que mantener la idea de participar en Europa» a través de operaciones transfronterizas que, sin embargo, no podrán ver la luz «sin una verdadera unión bancaria» en la región.

Roldán ha pedido a los reguladores que tomen medidas para incentivar este tipo de operaciones. Y también que sean más flexibles en los requerimientos de capital. En concreto, ha pedido «una pausa regulatoria» en este punto. «Hay que dejar de insistir en el capital y la liquidez porque ese no es el desafío regulatorio que tenemos por delante; quizá necesitamos un 'Basilea Verde'», ha explicado, en referencia a los retos en materia de sostenibilidad que deben afrontar las entidades.

Temas

AEB, Ibex 35